‘Ni una palabra’: o cómo resolver un crimen en silencio

Simón ha dejado de hablar al mudarse a un nuevo pueblo; y volverá a callar a tras ser amenazado por ser testigo de una muerte violenta que comenzará a descifrar.
La primera novela juvenil del austriaco Andreas Jungwirth está llena de peligros y misterio.
“No, no puedo hablar. Ni una sola palabra desde que mis padres, mi hermana Anne y yo nos mudamos a este pueblucho. Desde hace tres semanas estoy aguantando. Mi papá y mi mamá me han preguntado mil veces qué pretendo conseguir con eso. Cuál es el sentido”, dice Simón para sí mismo mientras sus nuevos compañeros de clase intentan obligarlo a hablar. 
Hasta que lo rescata Chris, un vecino dos años mayor que él, y así comienza una amistad que transcurre entre la secundaria y otros sitios del pueblo. 
Pero el silencio vuelve a Simón tras encontrar al perro de su vecino granjero muerto en el campo, y no por causas naturales. “Ni una palabra o terminarás muerto”, decía la nota anónima que recibió tras el incidente. Poco a poco, el protagonista de esta historia descubrirá más sobre el móvil del crimen. 
Esto provocará que su amistad con Chris se ponga a prueba. SImón se dará cuenta que es demasiado tarde para comenzar a hablar cuando ambos se encuentren en grave peligro. Su miedo le impedirá hablar con cualquiera que pueda ayudar y lo hará sentir atrapado y paranoico. 
Ni una palabra es la primera novela juvenil escrita por Andreas Jungwirth (Austria, 1967), un dramaturgo y radio dramaturgo austriaco. Estudió actuación en la Universidad de Viena, y más tarde, música en el Conservatorio de esa ciudad. Durante diez años vivió en Berlín y desde el año 2000 vive en Viena. En el Teatro de esa ciudad desarrolló y dirigió un taller de teatro para jóvenes. 
¿Te atreverías a hablar?
 
Publicado el 30 de diciembre de 2016