Cómo gestionar la lectura en voz alta en el aula

Aprovecha esta actividad al máximo con los consejos del profesor Santiago Moll para el antes, el durante y el después de la lectura grupal.  

Para el profesor y bloguero Santiago Moll, la lectura en voz alta “es una herramienta clave en todos los procesos de enseñanza-aprendizaje en los que se ve inmerso el alumno”. Por eso dedica un artículo de su blog Justifica tu respuesta a compartir con otros docentes sus estrategias y técnicas para el antes, el durante y el después de esta actividad en el salón de clases.

Antes de la lectura en voz alta

Uno de los primeros consejos de Moll es nunca utilizar la palabra obligatoria relacionada con la lectura, aunque haya algunos libros señalados en el currículo. Al usarla, dice, los alumnos pueden asociar la actividad de leer con algo negativo. También aconseja que el profesor lea el libro antes de hacer una lectura en voz alta con los estudiantes. Esto le permitirá preparar su clase a conciencia y estar listo para resolver dudas acerca del texto.

Otra recomendación práctica tiene que ver con la custodia de los libros. Moll comparte su estrategia para evitar que los alumnos olviden el suyo en casa y se entorpezca la actividad: “Si es el docente el que en una caja de cartón guarda los libros en su departamento o en algún lugar habilitado de su centro escolar, siempre tendrá la seguridad de que todos los alumnos dispondrán del libro de lectura en la hora señalada”.

Durante la lectura en voz alta

Moll describe la manera en la que él dirige la lectura grupal: el profesor comienza leyendo un fragmento del libro, y tiene cerca de él la lista de alumnos y un cuaderno. “El orden de lectura debe ser siempre aleatorio”, advierte, lo que hace que los alumnos estén más atentos al no saber cuándo les va a tocar.

“Yo suelo hacer leer al principio a los que tienen más dificultades y a medida que avanza la clase hago leer a aquellos con más soltura a la hora de leer en voz alta”, explica el docente. Después de la lectura de cada estudiante, Moll recomienda poner dos notas orientativas: una de atención y una de lectura.

Después de la lectura en voz alta

El profesor recomienda no esperar a que suene el timbre para terminar la lectura, sino hacerlo cinco minutos antes. También aconseja que cada alumno cuente con un separador, para marcar la hoja en la que terminó la lectura y ganar tiempo en la siguiente sesión.

Si deseas conocer otros consejos sobre cómo gestionar la lectura en voz alta en el salón de clases, te invitamos a leer el artículo original de Santiago Moll, cuyo enlace encontrarás a continuación.  

Fuente: Justifica tu respuesta