‘El genio pirata’: un libro de aventuras que enseña sobre la responsabilidad

La nueva obra de Jaime Alfonso Sandoval tiene como protagonista a un niño un poco flojo que se mete en problemas al encontrarse con el Eugenio de la lámpara maravillosa. 

Tomás es un niño que tiene tres palabras favoritas: “futbol”, “hamburguesa” y “luego”. La última es su preferida, porque la utiliza cada que su mamá le da alguna indicación. Por ejemplo, “haz la tarea”, “lávate los dientes”, “cómete ese brócoli” o “vete a dormir”. Lo que hace Tomás, entonces, es responder “luego”, porque siempre hay cosas más interesantes que hacer.

Pero un día su palabra mágica no funciona, y no le queda más remedio que ponerse arreglar su cuarto si quiere llegar a su partido de futbol. De repente, en medio del desastre se encuentra con un extraño ser que se presenta como el Eugenio de la lámpara maravillosa. Tomás cree que es algo así como un genio pirata. Él dice que prefiere llamarse una criatura mágica equivalente. 

Al principio, Tomás se entusiasma con la idea de tener un genio que le cumpla sus deseos: como tener mucho dinero para comprar juguetes o arreglar su cuarto con un chasquido. Pero pronto se da cuenta de que algunos genios también dan mucho trabajo y hasta pueden causarle más problemas. 

El genio pirata (Ediciones SM, 2016), de Jaime Alfonso Sandoval, es un libro para primeros lectores que pertenece a la colección El Barco de Vapor. Se trata de una historia en la que el humor, la fantasía y las aventuras ayudarán a que Tomás entienda y acepte sus responsabilidades. Las divertidas ilustraciones de Manuel Monroy contribuyen a la narración en casi cada página. 

Jaime Alfonso nació en San Luis Potosí en 1972 pero vive en la Ciudad de México. Desde 1997 ha escrito una veintena de libros para niños y jóvenes y ha ganado algunos de los premios más importantes del género. Entre ellos, los que otorga SM: El Barco de Vapor de literatura infantil por Fantasmas, espectros y otros trapos sucios, en 2006; y dos veces el Gran Angular de literatura juvenil por El club de la salamandra, en 1997, y República Mutante, en 2001.

El ilustrador, Manuel Monroy, ha colaborado en decenas de libros infantiles desde 1996. Ese mismo año recibió el premio A la orilla del viento del Fondo de Cultura Económica. Su trabajo ha sido reconocido en otras ocasiones. En 1997 ganó el NOMA Concours Encouragement Prize, de Japón; en 2006 entró a la Lista de Honor de IBBY; y en 2011 recibió una mención de mérito de la Society of Publication Designers, en Nueva York. 

Publicado el 7 de abril de 2017