Sala de prensa

¿Se ha logrado una educación “para todos” en México? 

educacion-para-todos-en-Mexico

  • El informe “El derecho a una educación de calidad” muestra que hay niños y jóvenes que no asisten a la escuela. Por ejemplo, hay casi 3 millones de jóvenes de 12 a 17 años que trabajan jornadas de más de 20 horas, situación que les impide asistir a la escuela.

Como ya hemos comentado en ocasiones anteriores, el propósito de la reforma educativa es lograr que la educación de calidad sea gratuita, accesible y universal. Sin embargo, para garantizar esto, es de suma importancia que se conozca el estado actual de la educación en México. Por ello, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) realizó el informe “El derecho a una educación de calidad” donde se analiza la situación de los estudiantes mexicanos.

Uno de los aspectos en los que repara este informe es en el derecho de todos los niños y jóvenes a asistir a la escuela y completar la escolaridad obligatoria. Al respecto, se encontró que aunque se han alcanzado las metas de matriculación para la población de 5 a 12 años, aún existen problemas en la población de niños de 3 años, ya que cerca del 60 por ciento continúan sin inscribirse. También entre los jóvenes de 15 a 17 años, ya que el 39 por ciento no estudian.

En el caso de la inasistencia al preescolar, se identificó que la mayoría de los niños que no asisten a la escuela viven en hogares con condiciones socioeconómicas favorables, lo que podría revelar resistencia y poco convencimiento de los padres a enviarlos a la escuela a tan corta edad.

Por otro lado, en los jóvenes la inasistencia escolar está relacionada con el trabajo infantil. Hay casi 3 millones de jóvenes de 12 a 17 años que trabajan jornadas de más de 20 horas, situación que le impide a un 53 por ciento de ellos asistir a la escuela. También se reafirmó que el trabajo infantil afecta en mayor medida a los varones, y a quienes viven en zonas rurales, o de alta marginalidad.

Otro sector que se mostró vulnerado en su derecho a la educación es el indígena. Entre los principales hallazgos, se encontró que la tasa de asistencia a la escuela de niños indígenas es la misma en áreas rurales que en zonas urbanas, lo que indica que no importa el lugar de residencia sino la condición étnica. Es decir, aún existe un trato discriminatorio hacia las poblaciones por parte del sistema educativo mexicano al no diseñar acciones que permitan una mayor participación de ellos en las escuelas.

Un problema más que se debe resolver para poder garantizar la educación universal es atender de forma adecuada a los niños que residen en localidades menores a 100 habitantes, donde la inasistencia rebasa las dos quintas partes, a pesar de existir la norma de atenderles a través del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe).

El último factor que destacan en este informe como una amenaza para la permanencia y el avance en la escuela, es el rezago escolar. El no completar oportunamente los niveles educativos disminuye la probabilidad de continuar los estudios y concluir la educación obligatoria. En este sentido, el avance escolar regular mostró una correlación con el lugar donde se nace (rural o urbano, con alta o baja marginación), así como con las carencias socioeconómicas. Entre más pequeña es la localidad, más pronto se alejan los alumnos de una trayectoria escolar y el rezago educativo aumenta.

El informe predice que de continuar las tendencias recientes, es posible que a mediados de esta década se alcance la inscripción de todos los niños de 12 a 14 años; no obstante, la meta para lograr la cobertura de la educación media superior de los jóvenes entre 15 a 16 años, tomará dos décadas más de los previsto por el gobierno mexicano.

Publicado el 6 de agosto de 2014.

 

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top