Sala de prensa

Por qué las escuelas deberían prestar más atención a la salud mental de los estudiantes

salud

  • Trabajar el bienestar emocional desde edades tempranas es fundamental, ya que uno de cada dos adultos con problemas mentales comenzaron a padecerlos a los 14 años.

Este artículo fue escrito por Anna Choi, analista y economista en la OCDE. Fue publicado el 14 de marzo de 2018 en el blog educativo de la organización y traducido por SM para su publicación en Educación Hoy.

La noción de bienestar y felicidad ha tomado importancia en los últimos años en nuestras sociedades. También se ha hecho evidente que la salud emocional es fundamental para el bienestar general. Los niños equilibrados emocionalmente tienen más probabilidades de convertirse en adultos felices, saludables y seguros de sí mismos, y eventualmente contribuir a crear sociedades más sanas.

Sin embargo, los trastornos mentales prevalecen y aumentan en los países de la OCDE. Casi uno de cada cuatro adultos ha reportado sentir más ira, preocupación o tristeza que felicidad. Lo que es más alarmante es que entre 10 y 20% de los niños y adolescentes en el mundo sufren problemas mentales y han reportado ansiedad, depresión y dificultades para dormir. El bienestar emocional en edades tempranas es fundamental, ya que uno de cada dos adultos con problemas mentales comenzaron a padecerlos a los 14 años.

A partir de estas tendencias, las escuelas y los sistemas educativos del mundo han empezado a poner énfasis en el bienestar de los estudiantes. Al pasar tanto tiempo en la escuela, los ambientes de aprendizaje pueden tener una gran influencia en el bienestar de los niños y adolescentes.

El apoyo emocional estable y las relaciones positivas con los padres actúan como protectores en los tiempos de dificultades, tales como situaciones de estrés crónico, bullying, ansiedad y depresión. De manera similar, los estudiantes más felices reportan buenas relaciones con sus maestros, y los que reciben más apoyo de los docentes también presentan mejores resultados en la escuela.

Fuera del centro escolar, participar en otras actividades -por ejemplo ser voluntarios- puede ayudar a fomentar la cooperación y la confianza interpersonal en los chicos. Socializar con amigos fuera de la escuela también está asociado a la satisfacción con la vida, con un sentido de pertenencia en la escuela, con sentimientos de felicidad y autoestima.

Es difícil señalar una estrategia única para mejorar el bienestar de niños y adolescente, pero los programas de prevención efectivos contra la depresión, ansiedad y tendencias suicidas tienen en común que están basadas en terapias cognitivas y del comportamiento (CBT).

El componente de conducta se enfoca en enseñar habilidades para la resolución de problemas sociales y mejorar las relaciones interpersonales, mientras que el componente cognitivo ayuda a los adolescentes a identificar y controlar procesos y patrones mentales y emocionales para ser más optimistas.

Es importante que diversos actores se involucren -escuelas, docentes y padres- para mejorar la efectividad de cualquier programa de prevención, y de esta manera mejorar el bienestar de niños y adolescentes. La comunicación entre padres y maestros puede aumentar la conciencia sobre problemas que los niños no quieren discutir. También es importante que los maestros y padres cuenten con apoyo profesional para detectar en sus hijos y alumnos los síntomas de problemas emocionales en una fase temprana.

No abordar adecuadamente los problemas de salud mental y bienestar tarde o temprano tendrá un impacto en los individuos y a largo plazo también en las sociedades.

Fuente: OCDE

Publicado el 17 de abril de 2018  

 

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top