Sala de prensa

Por qué es importante que los niños aprendan matemáticas desde la guardería

mate en bebes

  • Una especialista de la Universidad de Stanford considera que la ansiedad hacia esta ciencia, padecida por muchos adultos, se origina en la forma en que se enseña en las escuelas. 
Deborah Stipek es profesora de la Universidad de Stanford, California y directora del programa Desarrollo e Investigación en Educación Temprana de Matemáticas. En entrevista con BBC Mundo, la especialista sostiene que la enseñanza de esta materia puede y debería comenzar desde edades tan tempranas como los dos años de edad. 
 
"No creo que haya ninguna prueba que demuestre que se nace siendo bueno en matemáticas; lo que sí sabemos es que se puede sentar una base muy sólida en la infancia temprana de la que los niños se beneficiarán cuando crezcan", considera Stipek. 
 
En su opinión, existen dos factores que suelen distanciar a los niños de esta ciencia y provocarles un fenómeno conocido como “ansiedad hacia las matemáticas”, el cual también padecen muchos adultos:
 
1. La tendencia de la enseñanza a poner el énfasis en alcanzar la respuesta correcta, considerando además que solo hay una solución válida.
2. La creencia de que las matemáticas es algo para lo que eres bueno o no lo eres. Y si no lo eres, no puedes hacer mucho por cambiarlo.
 
La especialista señala que, cuando hablamos de una educación temprana, se le suele dar más importancia a la alfabetización y la lectura que a la ciencia de los números. "Hay una percepción casi intuitiva de que es muy importante tener habilidades lectoras porque todo depende de eso, incluidas las matemáticas. Saber leer es importante para todo lo demás y por eso se pone tanto énfasis", razona Stipek.
 
Sin embargo, el aprendizaje de las matemáticas también aporta habilidades muy importantes en el desarrollo del pensamiento. “Ayudan a pensar con lógica y deducción. Las matemáticas nos ayudan a desarrollar más capacidades cognitivas de las que son obvias", dice la académica. 
 
En su experiencia, las matemáticas “están altamente relacionadas con el aprendizaje posterior. No sabemos cuál es la relación causal, pero los niños que llegan a la escuela con habilidades matemáticas relativamente buenas, tienden a tener mejores resultados", explica. Y una de las razones por las que se aboga por una enseñanza temprana de esta materia, añade, es “poder darles a todos los niños una oportunidad equitativa para aprovechar el currículo escolar".
 
A los dos o tres años, las matemáticas solo se pueden aprender jugando. Por ejemplo, a contar los dedos de los pies, los cubiertos para la cena o las naranjas que se meten en la cesta en el supermercado. "Hay muchas maneras en las que los padres pueden integrar las matemáticas en su lenguaje del día a día con los niños de forma muy natural", sostiene Stipek.
 
Fuente: BBC Mundo
 
Publicado el 31 de enero de 2018 
 
portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top