Sala de prensa

Los psicólogos recomiendan que los niños se aburran en el verano

aburrrir en verano

  • El aburrimiento es la antesala de la creatividad, pues impulsa a los chicos a encontrar por sí mismos lo que más les interesa, advierten los expertos.

Las vacaciones de verano están aquí, y con ellas llega una enorme oferta de actividades que los chicos pueden hacer mientras no van a la escuela: campamentos, cursos de verano, clases de arte, de cocina, de deportes... Los psicólogos expertos en desarrollo infantil, sin embargo, consideran que es innecesario saturar los días libres de los niños, ya que esto les impide descubrir sus propios intereses.

“Tu papel como padre es preparar a tus hijos para tomar su lugar en la sociedad. Ser un adulto significa ocuparse de sí mismo y llenar el tiempo libre con actividades que te hagan feliz”, dice Lyn Fry, una pedagoga citada por la revista Quartz. Según otra experta, la doctora Teresa Belton, el aburrimiento es crucial para desarrollar estímulos internos que despiertan la creatividad.

Los beneficios del aburrimiento se han discutido desde hace varias décadas. En 1993, Adam Phillips escribió que la capacidad de estar aburrido es un logro de desarrollo para el niño. Para este psicoanalista, el aburrimiento es una oportunidad de contemplar la vida, en lugar de apresurarse a través de ella.

Fry sugiere que al comenzar el verano, los padres se sienten con los chicos y escriban una lista de las cosas que al niño le gustaría hacer durante sus vacaciones. Pueden ser actividades básicas, como jugar cartas, leer un libro o pasear en bicicleta. O cosas más elaboradas como cocinar una cena, montar una obra de teatro o practicar fotografía. En la primera queja de aburrimiento, los padres pueden sugerir una revisión de la lista para recordar las actividades que a los chicos les gustaría hacer.

La psicóloga educativa pone énfasis en el hecho de que el aburrimiento no es tiempo perdido, sino un momento valioso para que los niños se motiven a sí mismos a hacer las cosas. “Estar aburrido es una manera de que los chicos sean más independientes”.

El filósofo Bertrand Russel expresó una teoría similar en 1930, en su libro La conquista de la felicidad. “Un niño es como una planta joven: se desarrolla mejor cuando se deja crecer en el mismo suelo. Muchos viajes o demasiadas impresiones no son buenos para los más jóvenes, pues se pueden volver incapaces de sobrellevar la monotonía fructífera”.  

Fuente: Quartz

Publicado el 13 de junio de 2017

 

portada_blog: 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Con el propósito de evitar el spam, por favor transcriba los caracteres que aparecen en la imagen:
2 + 10 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top