Sala de prensa

¿Los países pagan a sus maestros lo suficiente?

maestros suficientes

  • Este artículo fue escrito originalmente en inglés por Dirk Van Damme, titular de la División de Innovación y Medición del Progreso en la Dirección de Educación y Habilidades de la OCDE.

 

Los maestros eligen su profesión por una variedad de razones. Juegan un rol importante las motivaciones intrínsecas que tienen que ver con la naturaleza del trabajo y las recompensas intangibles de ser un profesor efectivo. Sin embargo, al comparar una carrera de docente con otras profesiones de recompensas similares, las condiciones y los beneficios materiales son factores a considerar. Para mejorar la calidad de los candidatos a profesores y mantener su motivación de entrar y quedarse en la profesión, es esencial ofrecer un pago competitivo.

 

Por muchos años, el programa de la OCDE Education at a Glance ha monitoreado los salarios de los maestros en distintos países y distintas épocas. Un nuevo documento, Education Indicators in Focus, ha recolectado los datos disponibles para mostrar la evolución del salario de los docentes en los últimos diez años. Los datos muestran que, en muchos países, los salarios han sufrido el impacto de la crisis económica de 2008 y de las políticas de austeridad que vinieron después.

 

En un tercio de los países con datos disponibles, la mayoría de ellos europeos, los salarios reales de los maestros disminuyeron entre 2005 y 2014. En países donde esto no sucedió, los salarios de los docentes no crecieron a la misma velocidad que los de otros profesionales similares. En países con dificultades económicas, se espera que los fondos para la educación sean reducidos; pero al hacer esto, los gobiernos podrían poner en riesgo la calidad de la educación a largo plazo.

 

En mercados laborales con dificultades, los maestros pueden dar prioridad a la estabilidad y la seguridad laboral o a los beneficios secundarios, y aceptar salarios menos favorables. Al mismo tiempo, los graduados con altos potenciales pueden buscar mejores oportunidades fuera de la profesión docente. Bajar los salarios de los maestros puede tener un impacto en la calidad de los candidatos que entran a la profesión. Y eso puede tener consecuencias a largo plazo para los sistema educativos en general y para los estudiantes en particular.

 

La pregunta interesante es cómo son los salarios de los maestros en comparación con otros profesionales con una educación similar. La gráfica que se muestra en el artículo original compara los salarios promedio de los maestros, en diferentes niveles educativos, con el salario promedio de profesionales entre 25 y 64 años, con educación terciaria, que trabajan a tiempo completo. Los datos son de 2014. En ellos pueden influir las diferencias de edad en los docentes ya que en la mayoría de los países el pago aumenta con la edad. Sin embargo, nos da una base aproximada para la comparación.

 

La conclusión es que en la gran mayoría de los países, los salarios de los docentes son menores comparados con los de otras profesiones similares. En promedio en los países de la OCDE, los salarios de los maestros de pre-primaria representan un 74% de las ganancias de otros profesionales con educación terciaria. Los maestros de primaria ganan un 81% en la misma comparación, los de secundaria baja un 85% y los de secundaria alta un 89%. Solo en cinco países, los salarios de los maestros mejor pagados son mayores que los de otros profesionales similares.

La gráfica muestra también que las diferencias de ganancias varían significativamente entre los maestros de distintos niveles educativos. En muchos países, los maestros de grados menores de educación, como primaria, ganan menos que los maestros de educación secundaria. Esto puede explicarse, en parte, por las diferencias en el nivel de cualificación de los maestros.

 

En muchos países, las políticas que afectan a los maestros han tenido prioridad en el diseño de políticas públicas. Y con razón: los gobiernos se han dado cuenta que para obtener eficiencia, equidad y calidad en la educación, es necesario mejorar la calidad de la profesión. Los países quieren hacerla más atractiva. La definición de maestro también está evolucionando: cada vez más, el maestro es visto como un profesional autónomo capaz de tomar decisiones en una variedad de condiciones complejas.

 

Pero es difícil que las políticas que buscan mejorar la profesión puedan tener éxito sin subir los salarios de los maestros. Los gobiernos no deberían esperar que los profesores permanecerán satisfechos con los incentivos intangibles de la profesión. Como todos los profesionales, los maestros merecen un salario que sea proporcional a su entrenamiento y experiencia. La guerra por el talento también se lucha con dinero.

 

Fuente: Education & Skills Today

 

Publicado el 17 de julio de 2017

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top