Sala de prensa

“Los padres que quieran hijos felices tendrán adultos esclavos de los demás”

hijos felices

  • Uno de los conferencistas magistrales del próximo Seminario Internacional de Educación Integral advierte que la sociedad valorará a los niños por lo que sepan hacer y no por su nivel de felicidad.

Gregorio Luri es autor de una treintena de libros de filosofía, historia y pedagogía, pero el título que más le honra es el de Maestro de escuela. Él será uno de los conferencistas magistrales del próximo Seminario Internacional de Educación Integral (SIEI), que se llevará a cabo en la Ciudad de México el 8 y 9 de marzo.

Este pensador español ofrecerá una charla titulada Educar con sentido común, un asunto que ha explorado en títulos como  Mejor Educados (Ariel). A propósito de ese libro, Luri respondió una entrevista en el diario ABC, en la que advierte que los niños serán valorados dentro de una sociedad por sus habilidades y no por el grado de felicidad que demuestren.

Cientos de libros de superación ofrecen recetas para formar hijos felices, dice la reportera Carlota Fominaya para comenzar la conversación. Para Luri, los padres que recurren a estos materiales necesitan abrir los ojos. “La vida es compleja, llena de incertidumbres, y con un sometimiento terrible al azar”, dice Luri. En su opinión, abundan los educadores que intentan ocultar la realidad y sustituirla por "una ideología buenista y acaramelada".

“Tenga usted un hijo feliz y tendrá un adulto esclavo, o de sus deseos irrealizados o de sus frustraciones, o de alguien que le va a mandar en el futuro. Personalmente, me resulta mucho más atractiva la valentía, el coraje de afirmar la vida”, sostiene el filósofo.

Lo anterior no significa, por supuesto, que los padres quieran hijos infelices. Luri afirma que lo contrario de la felicidad no es la infelicidad, sino la complejidad de la realidad. “Como seres humanos nuestro deber no es ser felices, es desarrollar nuestras capacidades más altas (...). Porque cuando nuestros hijos salgan al mercado, la sociedad no les va a medir por su grado de felicidad, sino por aquello que sepan hacer”.

En esta línea de argumentación, Luri está convencido que una escuela debe ofrecer la posibilidad de realizar trayectorias, y no ofrecer "experiencias". Mientras algunos padres pretenden educar a sus hijos para que sean felices, dice, las madres tigre chinas educan para que sus hijos puedan ir a cualquier universidad del mundo.

“Nos puede parecer que son demasiado estrictas, pero la realidad de los resultados de sus hijos nos obliga a no hacer demasiadas bromas con ellas, porque existe la posibilidad de que en el futuro sean los jefes de los nuestros. ¿Conclusión? Queramos hijos felices, que tendremos que ir con nuestro currículum de la felicidad a buscar trabajo en empresas chinas”, sostiene el filósofo.

Lee la entrevista completa de ABC con Gregorio Luri en el enlace que encontrarás al final de esta nota. También te invitamos a consultar el programa del SIEI en la página del seminario educativo que organiza la Fundación SM.

Fuente: ABC

Publicado el 2 de enero de 2018

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top