Sala de prensa

Liderazgo, emociones y sentido común en la segunda jornada del SIEI

siei 11

  • La segunda y última jornada del undécimo Seminario Internacional de Educación Integral (SIEI) organizado por la Fundación SM en México, se realizó este viernes con tres ponencias magistrales en la Unidad de Congresos del Centro Médico Siglo XXI.
Este espacio de ideas, debate y aprendizaje, comenzó con Eduardo Andere, investigador de temas educativos, quien ha recorrido el mundo para analizar los diversos sistemas exitosos, quien expuso: "Liderazgo educativo, ¿jardinero, pulpo o capitán?".
 
Recordó que en agosto de 2003 que publicó La educación en México: un fracaso monumental ¿Está México en riesgo?, "al recibirlo impreso me quedé insatisfecho, estaba haciendo una interpretación limitada. Al estar criticando al sistema, estaba criticando a las escuelas, a los maestros y directores y a los padres de familia, entonces me pregunté, ¿por qué estás haciendo esto?, me sentía como un lector óptico".
 
Y "nadie quiere ser metafóricamente un lector óptico, entré en crisis existencial, que me llevó a la confusión, entonces decidí regresar a la escuela, a muchas escuelas, escuelas evaluadas por la prueba PISA... comparé resultados de México con los de otros países".
 
En esa experiencia conversó con directores, con los cuales hizo "empatía, observé su liderazgo, cómo interactúan. También platiqué con los niños, aprendí de los estudiantes".
 
Al realizar estos proyectos y análisis, "obtuve resultados que están en mi último libro: Director de Escuela en el siglo XXI ¿Jardinero, pulpo o capitán? El liderazgo es un concepto escurridizo", agregó.
 
También dejó en claro que "no existe un paradigma estable sobre liderazgo".
 
"Sin embargo, cada diez años, en los últimos 100 años, ha cambiado el enfoque".
 
Los líderes se enfrentan "a un entorno cambiante, complejo y, a veces, caótico. El líder está tan concentrado en el aprendizaje que no piensa en ser líder, simplemente fluye", y añadió para concluir que "el fin pedagógico de la educación no es ganar, es crecer".
 
En la conferencia: "Aprendizaje emocionante", la especialista Begoña Ibarrola, señaló que "detrás del rol del educador hay una persona, detrás del alumno hay una persona, y lo que nos unifica son las emociones".
 
"Necesitamos a veces que alguien de afuera nos confirme que lo estamos haciendo bien, y a veces con humildad reconocer que no lo estamos haciendo tan bien y lo hagamos mejor".
 
Es importante, dijo, "comprender cómo se encuentra la persona que va a aprender, ayudarle a desarrollar habilidades, actitudes y aptitudes, hay que estudiar la forma en que se van a presentar los contenidos".
 
Aprovechó para explicar que "el binomio emoción-cognición no se puede separar, el alumno debe comprender, integrar y digerir, debe ver el aprendizaje como algo significativo. Debe haber un impacto emocional".
 
"Hay que intentar que la disposición del alumno sea de entusiasmo, no pretendas que vaya a funcionar con todos, el proceso al final es de automotivación".
 
Dijo que "las emociones son las guardianas del aprendizaje, tanto para el que enseña como para el que aprende. Los mecanismos neutrales de las emociones se ponen en marcha más rápido que los procesos cognitivos".
 
Con una sonrisa de satisfacción, señaló: "el amor tiene que estar presente en la educación, sino no se educa".
 
La última conferencia estuvo a cargo del profesor español, Gregorio Luri, quien con su conferencia "El Arte de educar con sentido común", indicó que "una pedagogía del sentido común es un título provocador. Si es común es la de todos, y a eso me voy a remitir, el sentido común es el más común de los sentidos, si no hay sentido común todo el resto sobra. El sentido común es el campo base de lo que supone un sistema educativo".
 
Hizo evidente que mayoritariamente los maestros queremos hacer bien las cosas. "Si lo queremos hacer bien tenemos algo ganado, pero con la buena voluntad no basta, debemos encontrar ese plus para complementarla".
 
"Si el sentido común existe y con él una pedagogía del sistema común, podemos usarlo para empoderarnos a nosotros y a las instituciones".
 
Y arrojó, causando diversas reacciones en el público: "se nos pide salir de la zona de confort, ¿y no es mucho mejor ampliarla?".
 
Indicó que "la creatividad es la capacidad de enfrentarse a un problema desde una nueva perspectiva, allá donde hay nuevos conocimientos, hay más creatividad".
 
Debemos de tener un compromiso firme con cultivar la inteligencia, declaró.
 
La clausura del 11 SIEI estuvo a cargo de Fernando Esteves, Director General de SM en México y Cecilia Espinosa, directora de la Fundación SM en México.
 
Esteves hizo un diccionario de conceptos que se escucharon a lo largo de las dos jornadas del seminario.
 
Señaló además que "en la nueva etapa de SM, se acabó el nombre editorial, seguiremos haciendo libros, muy buenos por supuesto. A partir de ahora queremos ser percibidos como los socios educativos que hemos sido durante estos 80 años, pero que no nos vean como un libro de texto. No vamos a perder la esencia, seguiremos siendo lo que sigue, una institución educativa sin fines de lucro, que ofrece servicios y soluciones educativas".
 
Cecilia Espinosa agradeció a los asistentes e informó de las actividades del SIEI contínuo, que llevará a varias ciudades del país conferencias con temas importantes para la transformación educativa de México.
 
Este año el SIEI recibió a 1200 asistentes, de 11 países y de 31 estados de la república mexicana.
portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top