Sala de prensa

Leer y escribir, una terapia al alcance de casi todos

leer con terapia

  • “La lectura es una forma de meditar y de orar, ya que calma la mente de los problemas diarios que la agitan, y eleva el espíritu en busca de otros significados”.

Karyna Arteaga es médico, tiene un máster en educación, es periodista, escritora, esposa y madre. Además es columnista para el medio ecuatoriano Desde mi trinchera, donde cuenta en un artículo las razones por las que está convencida de que leer y escribir son actividades terapéuticas.

“Desde niña me gustó leer, crecí en un ambiente rodeada de libros y papeles”, narra Arteaga sobre su propia experiencia en la infancia. Ella recuerda que los primeros libros que leyó fueron los Cuentos de los Hermanos Grimm y Corazón, de Edmundo De Amicis.

“Estos autores cuentan historias complejas, unas pintan la realidad como fantasía y otras expresan la realidad como inocencia. De alguna manera estas historias traducen al papel los sentimientos que albergan sus autores. Por eso cada historia contada por escrito, cualquiera sea el género, nos dice un poco o bastante acerca de la persona que la escribió”, sostiene Arteaga.

La escritura informal, en su caso, llegó en la adolescencia, cuando solía escribir poemas de amor, cartas y pequeños cuentos. Ya como adulta, Arteaga sintió la necesidad de escribir seriamente al encontrarse en una etapa difícil de su vida. Así es como escribió su primera novela: La Librería, sobre la que afirma: “Poner ‘fin’ a esa historia fue un momento de gloria y felicidad incomparable”.

La Librería, fue una terapia; puedo decir ahora que luego de escribir esa novela, algunas emociones y traumas que vivían en mi interior se fueron, ya no me molestan, ya no están, y creo que eso es porque se fueron a vivir a otro lado. Ahora viven en la novela”, expresa la autora.

Después enumera algunos de los múltiples beneficios -también terapéuticos- de la lectura: “Es una herramienta que nos facilita, no solo enterarnos de lo que otros dicen, también nos da una ‘desconexión saludable’ del entorno: poder salir por momentos de ‘eso’ que me asfixia, de ‘eso’ que me enferma, de ‘eso’ que no puedo resolver, de ‘eso’ que no logro olvidar o superar”.

Para Arteaga, la lectura es -incluso- “una forma de meditar y de orar, ya que calma la mente de los problemas diarios que la agitan, y eleva el espíritu en busca de otros significados”.

Si quieres conocer el resto de los argumentos de Karyna Arteaga sobre los beneficios psicológicos de leer y escribir, te invitamos a revisar el artículo original en el enlace que encontrarás a continuación.

Fuente: Desde mi trinchera

Publicado el 13 de marzo de 2018

 

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top