Sala de prensa

Las bondades de los videojuegos

Videojuegos Gamificación

  • Superar un trauma, reconocer las propias habilidades o estrechar los lazos entre hermanos son algunos efectos benéficos que los videojuegos pueden tener en los chicos.

Los videojuegos pueden ser el peor enemigo de la tarea, y lo saben mejor que nadie los padres que se ven obligados a limitar el tiempo de sus hijos frente el televisor y la consola. Pero algunos estudios han demostrado que ciertos videojuegos pueden ayudar a los niños en distintas formas. Por ejemplo, a reconocer sus habilidades, a superar un trauma, a lidiar con la ansiedad o a estrechar los lazos familiares.

El diario The New York Times cita a la diseñadora de videojuegos Jane McGonigal, quien ha estudiado y escrito sobre los efectos de estos programas en los chicos. Según la experta, “adoptar una actitud más juguetona hacia la vida —tanto los niños como los adultos— puede hacernos más fuertes, más felices, más valientes y más adaptables”.

McGonigal se refiere a estudios científicos que describen las bondades de mantener la mente enfocada en un videojuego. Entre otras cosas, se ha descubierto que dicha concentración pueden contribuir a inhibir el dolor. Un experimento demostró que un grupo de personas que jugó Tetris inmediatamente después de ver imágenes aterradoras, recordó dichas imágenes con menos frecuencia que un grupo que no jugó. Si un niño debe pasar por el quirófano, recomienda la experta, puede calmar su ansiedad al jugar un videojuego.

La colaboración que exigen la mayoría de los juegos actuales puede contribuir de igual forma a estrechar los lazos entre hermanos. Además, dice McGonigal, los padres pueden ayudar al niño a reconocer las habilidades que desarrolla al jugar para aplicarlas a otras áreas de su vida. Pero eso, advierte, exige cambiar la forma en que miramos a los videojuegos.

“Los chicos están muy acostumbrados a que los padres vean al juego como una pérdida de tiempo. Pero si cambiamos el lenguaje, podemos ayudarlos a que obtengan algo más estos programas”, dice McGonigal. Y sugiere preguntar al niño qué se necesita para ser bueno en un juego determinado: “Si logramos que sean más conscientes de las habilidades que están desarrollando, tienen más oportunidades de utilizarlas en la vida real”.

Fuente: The New York Times

Publicado el 21 de diciembre de 2015.

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top