Sala de prensa

16 estrategias para mejorar la atención de los alumnos en el aula

estrategias atencion

  • La duración de la atención puede variar en función de la motivación, la emoción, el momento del día o el tipo de tarea.

La atención es un proceso psicológico básico que conviene comprender a profundidad cuando se es docente en un aula. Esto permitirá armonizar la enseñanza con la capacidad real del alumnado. Un artículo de EDUforics nos da algunas claves y comparte estrategias para mejorar el nivel de atención de los estudiantes.

Un trabajo de investigación (Bunce, Flens, y Neiles, 2010) analizó la utilización de diferentes métodos de enseñanza en el aula (metodologías activas, demostrativos o mediante el planteamiento de cuestiones y desafíos) y midió los momentos de atención e inatención de los alumnos. Los estudiantes podían pulsar un botón cada vez que habían experimentado un periodo de inatención.

Entre los hallazgos del estudio destaca que, durante las sesiones con enseñanzas activas, los periodos de atención fueron mayores y más numerosos que durante las sesiones basadas en la clase magistral.

También se encontró que el inicio de la clase es clave. Según Jesús C Guillén creador de la web Escuela con Cerebro, se recuerda mejor lo que ocurre al principio, por lo que el comienzo de la clase es un momento crítico: debería utilizarse para introducir o analizar los conceptos más novedosos y relevantes. La novedad despierta la curiosidad, activa las redes atencionales de alerta y orientativa del alumno y le sirve para abrir el foco de la atención, no para mantenerlo.

Podemos iniciar una clase al modo socrático clásico con una pregunta provocadora relacionada con un problema real que sea motivador y que permita al alumno iniciar un proceso de investigación en el que se sienta un protagonista activo del mismo. Después de despertar el interés al inicio de la clase, durante la mitad de la misma se podría facilitar la reflexión a través del trabajo cooperativo y utilizar el final para repasar lo prioritario.

Recomendaciones para mantener la atención de los alumnos durante la clase:

1. Antes de dar unas instrucciones, es importante seguir una rutina para reclamar la atención del alumnado. Según Tristan de Frondeville (2009) una rutina que podría funcionar muy bien sería: 1) Conseguir un silencio total 2) Reclamar una atención completa 3) Tener las “cinco cejas” dirigidas hacia el profesor (las dos cejas de los ojos, las dos de las rodillas y la del corazón). Antes del silencio total es bueno avisarles de que se les deja hablar entre ellos pero que vamos a hacerles una señal (contar en voz alta de uno a tres o hacer sonar una campanilla) para que dejen de hablar.

2. Empezar con un calentamiento mental. Plantear un ejercicio o un desafío en el pizarrón, organizar equipos de tres estudiantes y pedirles que trabajen juntos y que levanten la mano cuando haya resuelto el problema, desafío, pregunta o actividad.

3. Introducir cambios con ciclos y pausas, aproximadamente cada 15 minutos. La capacidad para mantener la atención sostenida varía entre 10 y 20 minutos (Tokuhama, 2011), lo que implica que para incrementar la capacidad atencional de los estudiantes, deberían utilizarse bloques que no superasen los 15 minutos. Este sistema facilita el procesamiento y consolidación de la información.

4. Utiliza el movimiento para que los estudiantes estén concentrados. En primaria: realiza patrones de aplausos y pisotones, acompañados de algún canto o verso. En secundaria: crea un ritmo chasqueando los dedos y aplaudiendo. Tú sirves de modelo y los estudiantes deben repetir o hacer eco de tu patrón. Varía el ritmo y los intervalos cada 15-20 segundos.

5. Utiliza pequeñas estrategias de supervisión en los tiempos muertos. Por ejemplo cuando están entregando un papel a cada estudiante y ello puede provocar un tiempo muerto en el que comiencen a hablar, podrían leer las tareas asignadas para ese día, resumir con una idea en un papel algo que se acaba de ver en clase a modo de cabecera o titular, etc.

6. Si es posible, proyecta el tiempo que queda de clase en una pantalla.

7. Cambiar el nivel y el tono de voz durante la exposición.

8. Plantear una pregunta o un desafío en la pizarra. Pedirles resúmenes, titulares o cabeceras de lo que acaban de escuchar en clase (ej: ¿Qué ha sido lo más interesante sobre …?).

9. Utilizar ejemplos cercanos, analogías o metáforas relevantes.

10. Controlar el nivel de dificultad de la tarea.

11. Una excesiva o una escasa dificultad facilitará la aparición de la inatención.

12. Utilizar el humor.

13. La variedad estimula la atención. Existe una gran diversidad de estrategias pedagógicas que pueden estimular al cerebro y captar la atención siempre y cuando conlleven cambio y novedad. Desde la utilización por parte del docente, por ejemplo, de metáforas, historias, ejercicios que propongan predicciones, actividades que requieran analizar diferencias (Jensen y Snider, 2013), debates, lecturas o videos hasta cambios regulares en el entorno físico de aprendizaje que constituye el aula y que suministren estimulación visual.

14. Diseñar la implementación de pausas para que pueda desarrollarse un juego activo entre tareas.

15. Valorar el nivel de dificultad. Cuando un niño evita el trabajo y se desengancha de la tarea constantemente, pídele que valore el nivel de desafío de la actividad en una escala de 1 a 10. Si el niño indica que la dificultad es nivel 8 o mayor, pregúntale qué podría hacerse para que la dificultad de la tarea fuese de nivel 2 o 3. Esto permite que obtengas información para poder disminuir su nivel de frustración.

16. Dividir las tareas en partes. Cuando la clase o niños con dificultades específicas no puedan realizar la tarea. Esto permitirá que el niño o la clase pueda realizar parte de la tarea, hacer una pausa, y volver a finalizarla.

Fuente: EDUforics

Publicado el 14 de marzo de 2017

 

 

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top