Sala de prensa

Entrar muy temprano a la escuela podría afectar a adolescentes

dormir-escuela

  • De acuerdo con la Academia Americana de Pediatras la mayoría de niños y jóvenes no duermen lo suficiente, lo que puede tener consecuencias en su salud mental y psíquica, así como en el  rendimiento escolar.

La Academia Americana de Pediatras (AAOP por sus siglas en inglés) presentó un estudio donde se señala que adelantar la hora del ingreso a clases antes de las ocho de la mañana podría ocasionar repercusiones en la salud y desempeño académico de los estudiantes, sobre todo los adolescentes.

En el estudio realizado por el Dr. Kyla Wahlstrinm se encontraron efectos positivos al retrasar el horario de ingreso a clases, como la obtención de mejores calificaciones en pruebas académicas con resultados estandarizados.  Y es que, de acuerdo con la AAOP, la mayoría de niños y jóvenes no duermen lo suficiente, lo que puede tener consecuencias en su salud mental y psíquica, así como en el  rendimiento escolar.

Sin embargo, la AAOP aclara que ir a dormir más temprano no es una solución factible para todos. Y es que en algunas etapas, como la adolescencia, dormir temprano se vuelve casi imposible. De acuerdo a la Fundación Nacional del Sueño en Estados Unidos, los jóvenes están despiertos hasta altas horas de la noche no porque no quieran dormir, sino porque no pueden hacerlo. A pesar de que un adolescente necesita al menos nueve horas y media de descanso, la liberación retardada de la melatonina en su cerebro se lo impide. Por ello, es común que los adolescentes no sientan sueño hasta mucho más tarde que los niños o los adultos y, por ende, tengan una mayor dificultad para dormir temprano, incluso cuando están cansados.

Entre los daños a la salud que trae consigo el no dormir lo suficiente se encuentran el aumento en los niveles de depresión y la obesidad. En el aspecto académico, no descansar las horas necesarias puede ser un factor que incida en déficit de atención y concentración, y bajo rendimiento académico en general.

En México, el pediatra conductual del Instituto Mexicano del Seguro Social, Julián Rodríguez, recordó a los padres de familia que los niños en edades escolares deben dormir entre 9 y 10 horas al día. “Ciertamente los hábitos al respecto han cambiado, sin embargo, es importante establecer una rutina adecuada del sueño que ayude a los niños a tener un buen rendimiento escolar, además de mantener su concentración, memoria y aprendizaje”, comentó.

Rodríguez recomendó que la habitación de los niños esté estar pintada con un color claro, y que el colchón y la almohada que utilizan sean cómodos para propiciar a los infantes un descanso adecuado. Agregó que si presentan dificultades para dormir, escuchar música relajante de fondo, o leer un cuento breve, pueden ayudar a los niños a conciliar el sueño.

Publicado el 12 de septiembre.

 

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top