Sala de prensa

“El niño debe sentirse seguro para preguntar, no para contestar”

nino seguro

  • La pedagoga Mar Romera dice que la inteligencia emocional debe entrenarse y que, además, es modificable a lo largo de toda la vida.

“Si la inteligencia emocional se puede definir como la capacidad de sentir, entender, controlar y modificar los estados emocionales propios y los de los demás, debemos decir que es con las emociones que se domina el mundo”. Estas palabras son de María del Mar Romera, maestra, pedagoga, especialista en inteligencia emocional y autora del modelo Educar con tres Cs: capacidades, competencias y corazón.

La también presidenta de la Asociación Pedagógica Francesco Tonucci ofreció una entrevista a la Red Iberoamericana de Docentes sobre la inteligencia emocional y la necesidad de implementar este valor en los sistemas educativos. Según la experta, desde 1990 comenzaron a tomarse en cuenta a las emociones dentro de la inteligencia, más allá de la razón.

Sin embargo, buena parte de los occidentales hemos sido educados en la cultura judeocristiana, dijo, lo que nos ha llevado a mantener las emociones en el terreno privado. Para Romera, esto es un grave error: “Hemos apartado la muerte de nuestras casas, no hay juegos en la calle, expresamos poco nuestras emociones, así que desgraciadamente acabamos viviendo las emociones de los demás en la televisión”.

Romera comentó que existen tres plataformas emocionales básicas,“las únicas a partir de las cuales se puede aprender”:

  1. Admiración. “Si el docente trabaja mucho para obtener la admiración, el sistema educativo podría dejar de fracasar”.
  2. La seguridad. Esta “rompería con el actual sistema de evaluación, que etiqueta y destruye. El niño debe sentirse seguro para preguntar, no para contestar.
  3. La curiosidad. Porque “sólo aprende el que pide”.

La pedagoga está convencida de que “las emociones se deben entrenar como se entrena un músculo”. Es por eso, sostuvo, que hay que introducir este entrenamiento en los niños pequeños para que forme parte de su desarrollo personal. “La vida es un proceso de pérdidas y ganancias, y esto quiere decir que lo es también de toma de decisiones (…) Los niños deben aprender a vivir, a equivocarse y a fracasar. Y este aprendizaje se debe incluir en la escuela de manera planificada y profesional”, aseguró.

La buena noticia, en opinión de Romera, es que varios estudios científicos han demostrado que el Coeficiente Emocional (CE) es modificable a lo largo de toda la vida con un buen entrenamiento. El Coeficiente Intelectual, en cambio, es prácticamente inamovible después de los 18 años.

Fuente: Red Iberoamericana de Docentes

Publicado el 2 de agosto de 2017

 

portada_blog: 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Con el propósito de evitar el spam, por favor transcriba los caracteres que aparecen en la imagen:
11 + 7 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top