Sala de prensa

“El maestro aporta sabiduría más allá de la transmisión pura de información”

maestro sabiduria

  • Jordi Adell, pedagogo y profesor de Nuevas Tecnologías aplicadas, habla en entrevista sobre los cambios en el aula a raíz de las innovaciones tecnológicas.
Jordi Adell es doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación por la Universitat de València y profesor en el Departamento de Educación de la Universitat Jaume I (la UJI) en Castellón (España). Da clases de varias asignaturas relacionadas con la tecnología educativa. Además dirige el Centre d’Educació i Noves Tecnologies (CENT), un grupo de profesionales interesado en la mejora de la calidad de la enseñanza y el aprendizaje en la UJI mediante la integración de las nuevas tecnologías. 
 
El académico ofreció una entrevista con la Red Iberoamericana de Docentes sobre la relación entre las nuevas tecnologías y el aprendizaje. A continuación te contamos cuáles fueron sus respuestas más destacadas. 
 
Adell comentó algunas ventajas y retos que implica la incorporación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en las aulas. Para el experto, la gran ventaja de estas es que “rompen las paredes de la escuela y la hacen más transparente y comunicativa hacia la sociedad. Permiten no dar una única visión de las cosas”. Muy atrás quedó esa época donde los únicos recursos de aprendizaje eran el maestro y el libro de texto.
 
Ahora el maestro es un “traductor”, aseguró Adell: “Es el componente que aporta sabiduría más allá de la transmisión pura de información. Y cuando esta información es tan confusa y contradictoria como la que tenemos en nuestras sociedades, el maestro se convierte en imprescindible”.
 
Para el experto, es muy importante tener en cuenta que el gran valor de las TIC son las personas que ahora pueden acercarse e intercambiar ideas a través de sus dispositivos. “Esta capacidad no viene dada, hay que aprender”, aseveró.
 
En su opinión, la mayoría de los maestros saben usar las nuevas tecnologías pero no con fines didácticos. “Muchos las integran para hacer las cosas que ya hacían. Hay que cambiar la mentalidad de los maestros para que cedan a los alumnos un papel más activo en la construcción de conocimiento, a partir de sus necesidades, dudas y curiosidades”. La manera de comenzar ese cambio, aseguró el experto, es incidir en la formación inicial del profesorado. En su opinión, esta sigue siendo muy tradicional.
 
Adell advirtió también sobre la necesidad de tomar con cautela los datos de pruebas estandarizadas como PISA. Esta “mide sólo las competencias en matemáticas, lengua, ciencias y la competencia financiera, una visión muy estrecha de la educación”, dijo. Sin embargo, añadió, los medios de comunicación suelen tomar sus los resultados como una verdad absoluta. 
 
“PISA no detecta los alumnos moralmente más desarrollados, los más justos o los que toleran menos la corrupción; no detecta la función socializadora y individualizadora de la educación”, expresó.
 
Los datos tampoco son suficientes a la hora de diseñar políticas educativas. La educación es un sistema complejo, consideró el experto, “donde las variables y los mecanismos de comportamiento no siempre son iguales”.
 
 
Publicado el 1 de agosto de 2017 
portada_blog: 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Con el propósito de evitar el spam, por favor transcriba los caracteres que aparecen en la imagen:
7 + 3 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top