Sala de prensa

“Si los docentes no leen, son incapaces de transmitir el placer de la lectura”

leer con profes

  • Emilia Ferreiro, la educadora argentina que revolucionó la lectoescritura, comparte en esta entrevista algunas de sus ideas sobre la enseñanza con libros y los cambios en la escuela.
Emilia Ferreiro es una reconocida pedagoga, psicóloga y escritora de origen argentino, radicada en México desde hace 20 años. Esta investigadora del Instituto Politécnico Nacional se especializa en educación y lectoescritura. Al respecto charló con Mariana Otero, de la Red Iberoamericana de Docentes. Aquí rescatamos algunas de las ideas más significativas que la experta expresó en esa entrevista.
 
En primer lugar habló sobre la alfabetización. En su opinión, esta debe tener lugar en los primeros años de la primaria, pues de lo contrario se convierte en un enorme déficit más adelante. Cuando Ferreiro habla de alfabetización se refiere también a la digitalización de la información, pues hoy no tiene mucho caso “alfabetizar para el pizarrón:
 
“Trabajar con la diversidad de textos y alfabetizar con confianza y sin temor a circular a través de los múltiples tipos de textos y de soportes textuales del mundo contemporáneo es indispensable”, afirmó. El problema en este sentido, dijo, es que “la institución escolar siempre ha sido muy resistente a las novedades que no fueron generadas por ella”.
 
La investigadora contó que ella siempre da un consejo a los docentes en su primer día: “Lea en voz alta”. Según Ferreiro, esa es una experiencia que no todos los chicos tienen antes de entrar a la escuela “y es crucial para entender ese mundo insólito que tiene que ver con que hay estas patitas de araña (muestra las letras) en una hoja y que suscitan lengua”. Antes de enseñar a leer y escribir, consideró, un docente debe enseñar algo acerca de lo que es la escritura y para qué sirve.
 
En los países latinoamericanos, sin embargo, muchos maestros vienen de las capas menos favorecidas de la población y muchas veces no leen. “Ese es uno de los dramas del asunto porque se habla mucho del placer de la lectura, pero ¿cómo se transmite ese placer si el maestro nunca lo sintió?”, se preguntó Ferreiro. Para la experta, “el placer por la lectura entre los chicos que tienen lectores a su alrededor es lo primero que se instala, no lo último”.
 
Ferreiro comentó que los maestros deben creer que ‘aprender es posible’, así como el médico cree que ‘la salud es posible’. “Cuando un maestro está convencido de que puede hacer algo termina descubriendo la manera de hacerlo, y si deja que el malestar general lo apabulle no va a poder hacer nada. Si acepta estar ahí es porque cree que algo puede hacer”, dijo la especialista a modo de conclusión.
 
Fuente: Red Iberoamericana de Docentes
 
Publicado el 6 de septiembre de 2017 

 

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top