Sala de prensa

¿Cuánta tarea deben tener los estudiantes?

tarea

  • La presión sobre los maestros puede hacerlos creer que si encargan más trabajo en casa, sus alumnos aprenderán más. Muchos estudios han demostrado lo contrario.

Los resultados de algunos estudios [como este de la Duke University], sostienen que el exceso de tarea en casa no mejora el rendimiento académico de los estudiantes. El año pasado, la Asociación Nacional de Educación de Estados Unidos publicó algunos lineamientos sobre la cantidad adecuada de deberes de acuerdo al grado escolar, informa un artículo de la revista ThoughtCo.

Los expertos de ese organismo creen que los niños deberían tener 10 minutos de tarea en primer grado, y 10 minutos adicionales por cada grado escolar (20 minutos en segundo, 30 en tercero, etc.). De esta forma, los estudiantes de tercero de preparatoria tendrían dos horas de tarea cada tarde. Pero algunas escuelas, sobre todo las privadas, dejan un exceso de deberes en casa desde edades tempranas, asegura la autora del artículo, Blythe Grossberg.

En su reportaje, Grossberg desarolla otras ideas en torno a la tarea:

  • La tarea debe ser propositiva. Las presiones que sufren los maestros los pueden llevar a asignar tareas para que los estudiantes se mantengan ocupados, más que para afianzar su aprendizaje. Pero cada vez sabemos más sobre cómo aprenden los estudiantes y a partir de ello se infiere que pequeñas cantidades de trabajo efectivo pueden ofrecer igual o mayor beneficio a los estudiantes.
  • Demasiada tarea limita las horas de juego. Jugar es una parte fundamental del aprendizaje de los niños, ya que desarrolla la creatividad, la imaginación y las habilidades sociales. La experimentación que se permite y se alienta en el juego es un elemento necesario para que los niños de todas las edades descubran su entorno.
  • La presión extrema es contraproducente. Presionar mucho a los chicos para que realicen ciertas tareas casi nunca es una buena idea. La exigencia los puede hacer sentir estresados y esto los puede llevar a rechazar el aprendizaje y la escuela.
  • La tarea no desarrolla la inteligencia emocional. Muchos estudios han demostrado la importancia de incorporar las emociones en la educación. El exceso de trabajo en casa puede impedir la interacción social de los niños con familiares y amigos, y de esta forma se pierden oportunidades para que el chico trabaje en el entendimiento de sus propias emociones y de quienes lo rodean.

Fuente: ThoughtCo

Publicado el 7 de enero de 2018 

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top