Sala de prensa

“Convivencia es un discurso sobre educación, sobre formación de personas”: Cecilia Fierro

enfoque-de-convivencia-escolar

  • La académica e investigadora de la Universidad Iberoamericana de León explica, en una entrevista, por qué es acertado que la SEP haga énfasis en la importancia de la convivencia escolar y no en la violencia.

Los discursos de violencia y convivencia, que están presentes tanto en el sector educativo, como en la sociedad, tienen puntos de partida distintos, y por tanto promueven acciones que difieren en sus contenidos y sus alcances, nos explica María Cecilia Fierro, académica e investigadora de la Universidad Iberoamericana de León.

Mientras el enfoque centrado en la violencia directa busca erradicar la violencia a través de sanciones dirigidas a los alumnos para contener sus impulsos, así como de programas conductuales orientados principalmente a los estudiantes, la convivencia es un discurso sobre educación, sobre formación de personas que utiliza estrategias que buscan fortalecer la cohesión social en la escuela, promoviendo formas de convivencia basadas en el cuidado, el respeto y la solidaridad entre todos los miembros de la comunidad escolar. Tomado en cuenta lo anterior, Fierro, autora de Ojos que si ven: casos para reflexionar sobre la convivencia en la escuela (Ediciones SM) considera acertado que, en esta etapa de aterrizar la reforma educativa en acciones concretas, la Secretaría de Educación Pública (SEP) haga énfasis en la importancia de la convivencia escolar y no en la violencia.

Sobre el Proyecto a Favor de la Convivencia Escolar (PACE) de la SEP, la especialista que integra el Consejo Técnico de Evaluación de la Oferta Educativa del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), nos explica que aunque este programa enfrenta varios desafíos, con él se da un paso adelante en la generación de propuestas formativas dirigidas a los alumnos, que han estado ausentes en la vida de nuestras escuelas.

Ediciones SM: ¿Cuál es la lógica de hacer énfasis en la importancia de la convivencia escolar y no en la violencia? ¿Qué papel debe tener la convivencia escolar en el aterrizaje de la reforma educativa, en la definición del nuevo modelo educativo que está planteando la SEP?

María Cecilia Fierro: Considero muy importante y acertado el pronunciamiento de la SEP, ya que se da en un momento en que vivimos una sobreposición de discursos, el de convivencia y el de violencia. Ambos están presentes tanto en el sector educativo como en la sociedad y si bien en la práctica se presentan entremezclados, tienen puntos de partida distintos, y por tanto promueven acciones que difieren también en sus contenidos y sus alcances.

El enfoque centrado en la violencia directa y su erradicación no es un discurso sobre convivencia sino sobre seguridad. Enfoca su atención en la violencia directa entre estudiantes, y en particular en el acoso entre pares o bullying. Las estrategias que se derivan de este enfoque –conocidas como de carácter restringido de acuerdo con el Programa de Promoción de la reforma Educativa en América latina y el Caribe (PREAL, 2003)- se orientan a establecer la seguridad a través del control, la vigilancia y la aplicación de sanciones a las conductas violentas. Enfatiza las estrategias del corto plazo dirigidas a atender la disrupción y la violencia directa, a través de sanciones dirigidas a los alumnos para contener sus impulsos, así como de programas conductuales orientados principalmente a los estudiantes. Este enfoque tiene sentido en la medida en que atiende de manera inmediata y puntual situaciones que ponen en riesgo la seguridad de distintos miembros de la comunidad escolar. Sin embargo, sus alcances dependen del tipo de estrategias desarrolladas, de la proporcionalidad de las medidas utilizadas respecto de los problemas por atender, así como del grado en que se articulan con otras medidas que rebasan la actuación en el corto plazo, ampliando con ello su alcance.

En contraste, convivencia es un discurso sobre educación, sobre formación de personas. Así, la declaración de la SEP es importante por afirmar la necesidad de poner en juego en la atención de este problema no solamente estrategias de carácter restringido, sino también “estrategias de carácter amplio” que son las que se orientan a promover formas de convivencia basadas en el cuidado, el respeto y la solidaridad entre todos los miembros de la comunidad escolar. Es decir a fortalecer la cohesión social en la escuela, un asunto indispensable. El enfoque de convivencia, sin descartar la utilización de estrategias de contención de violencia -en aquellas situaciones y circunstancias que lo ameriten-, privilegia una intervención basada en el desarrollo de habilidades y competencias para el diálogo, el trabajo colaborativo y la participación en aula y otros espacios escolares. Contempla la contribución de los estudiantes en la elaboración y seguimiento de normas; la deliberación y toma de decisiones como grupo de clase, así como la realización de debates y discusiones en clase alrededor de dilemas y temas controvertidos, lo cual permite a los estudiantes desarrollar herramientas y capacidades de pensamiento crítico a la vez que ejercitar formas de participación democrática. Al respecto, Bickmore (2013) hace la diferencia entre programas orientados a “imponer la paz” (peace keeping) justamente refiriendo a las estrategias de carácter restringido, de los  programas enfocados resolver los conflictos (peace making) y programas orientados a construir la paz duradera (peace building). Estos últimos dos comparten en distinto grado, el enfoque de intervención de carácter amplio. Los programas con enfoque de convivencia van en la línea de construir la paz duradera.

En cuanto a la pregunta por la lógica de hacer énfasis en la importancia de la convivencia escolar y no en la violencia, su interés es reconocer la importancia de las intervenciones dirigidas a la comunidad escolar en su conjunto. Fortalecer la convivencia significa considerar el currículum como un ámbito privilegiado de intervención, junto con la organización escolar y la participación socio-comunitaria. En síntesis, hablar de convivencia es reconocer que la tarea más importante de prevención de violencia tiene que ver con fortalecer el quehacer educativo en las escuelas, lo que supone promover la construcción de un tejido socio-comunitario que fortalezca la cohesión social a la vez que contribuya a desarrollar competencias para vivir con otros desde el respeto y la responsabilidad compartidas, entre los miembros de la comunidad escolar.

Ediciones SM: ¿Cuál es su opinión sobre el Proyecto a Favor de la Convivencia Escolar (PACE) para denunciar y tratar la violencia escolar y la página de acoso escolar de la Subsecretaría de Educación Básica de la SEP?

María Cecilia Fierro: El programa PACE, de acuerdo con los documentos disponibles en la página de la SEP, aparece como un esfuerzo que articula estrategias que provienen de los dos enfoques antes mencionados. La presencia de grupos y sectores sociales que abanderan y exigen a la SEP una toma de posición clara y definida de acuerdo con sus respectivas posiciones sobre este problema es una tensión constante. Sin embargo, ir más allá de un ensamblaje de estrategias más o menos coherentes entre sí, parece ser el mayor desafío que enfrenta el programa PACE en este momento.

Los fundamentos discursivos de sus distintos componentes difieren entre sí. Unos están elaborados más sobre un discurso de violencia y seguridad, mientras que otros, como el programa curricular, se apoyan en fundamentos de convivencia inclusiva, democrática y pacífica. Estos últimos proponen apoyarse en las distintas asignaturas curriculares para generar oportunidades de desarrollo de habilidades socio-afectivas en los alumnos, tales como la escucha, el diálogo, el reconocimiento de diferencias y la adopción de acuerdos. Todo ello a través de seis temas que atienden cuestiones como autoestima, manejo de emociones, normas, resolución de conflictos y participación de familias.

Desde cierto ángulo, el programa PACE introduce elementos novedosos ya que por primera vez se diseña una estrategia orientada a atender el desarrollo socio-afectivo de los estudiantes. En ese sentido se trata de una propuesta que permite a México dar un paso adelante en materia de política pública sobre convivencia. Esto, si bien no es novedoso a nivel internacional, ya que programas de este tipo operan en países como Chile, Argentina y Colombia hace más de diez años, sí lo es para México. Con este programa damos un paso adelante en la generación de propuestas formativas dirigidas a los alumnos y que han estado ausentes en la vida de nuestras escuelas.

Por otra parte, la evaluación de programas de este tipo en otros países ha mostrado que su alcance depende no solamente de la calidad en el diseño de los contenidos y propuestas, sino del compromiso para involucrar a los docentes a través de procesos adecuados de formación que les permitan trabajar a nivel personal sobre estas mismas cuestiones.

En cuanto a los materiales, que son la herramienta fundamental del programa, es muy importante que sus contenidos sean adecuados y pertinentes, pero las intervenciones deben ir más allá del aula. Los mejores resultados de proyectos curriculares sobre convivencia dependen de su articulación con otras tantas estrategias de gestión escolar que amplían los márgenes de participación, revisan estructuras organizativas inadecuadas o injustas y fortalecen los vínculos con otras instancias locales externas. Esto puede apreciarse en diversos informes evaluativos  internacionales sobre programas de convivencia.

Ediciones SM: ¿Qué tanto sirven las campañas en las redes sociales como #YoNoLeEntro y #yoloborro para disminuir y erradicar el bullying?

María Cecilia Fierro: Considero que es indispensable que la SEP desarrolle campañas informativas dirigidas a la población en su conjunto sobre un problema muy importante y alrededor del cual hay no solamente mucha preocupación, sino una gran atmósfera de desinformación, generada paradójicamente por la sobreexposición a noticias de violencia, presentadas por los medios con un enfoque sensacionalista. La creación de un sitio web en el cual es posible obtener información y presentar denuncias forma parte de los protocolos convencionales de atención a este problema por parte de las autoridades educativas utilizados en otros países. El uso de redes sociales para circular información sobre este tipo de campañas es sin duda una vía apropiada para establecer contacto con sectores más amplios de la población.

Sin embargo, hay que hacer notar en cualquier caso, que la campaña de sensibilización social a través de los medios de comunicación está centrada en las víctimas y en la denuncia, con lo que se despersonaliza a los agresores así como el contexto en que se presentan las situaciones de acoso. Ambos son elementos indispensables de juicio para valorar lo que es pertinente y posible hacer en cada situación. Considerando las formas en que opera el sistema educativo, la denuncia no está exenta del riesgo de convertirse en un arma para venganzas y otros manejos que distorsionan su intención original; llevado al extremo, este mecanismo puede constituir un factor que alimente la violencia en lugar de reducirla. Es necesario por tanto, monitorear de cerca en casos seleccionados, la utilización de esta herramienta para evitar que su sentido y propósito puedan eventualmente desvirtuarse y aún revertirse.

En cuanto al alcance de este tipo de campañas, para emitir una opinión hace falta contar con información sobre el uso efectivo de estos espacios por parte de estudiantes, padres y madres de familia, como vía para presentar denuncias y para obtener información; asimismo considerar el número de casos recibidos vs casos atendidos, presencia y aceptación de  la campaña en distintos grupos de población, etc. Para ello seguramente la SEP pondrá en juego mecanismos de monitoreo y evaluación que permitan conocer y valorar sus alcances en un tiempo razonable.

Publicado el 27 de noviembre de 2014.

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top