Sala de prensa

Construyendo confianza en los exámenes

examenes rusia

  • Los procedimientos de examinación del sistema educativo en Rusia están entre los más avanzados y confiables del mundo.

Este artículo fue escrito originalmente en inglés por Andreas Schleicher, titular de la Dirección de Educación y Habilidades de la OCDE.

Los exámenes con altos estándares de calidad siempre han sido los predictores más confiables del éxito de la enseñanza en un sistema educativo. Estos aseguran justicia y transparencia y señalan las cosas que son importantes para el éxito del aprendizaje. Pero hacer un mal diseño de estas pruebas puede afectar a los sistema educativos, reduciendo el espectro de lo que se valora y lo que se enseña.

Si usted está buscando prácticas prometedoras en este ámbito, vale la pena echar un vistazo a Rusia. ¿Sorprendido? Es cierto que durante mucho tiempo los rusos habían perdido la confianza en los resultados de exámenes debido a los fraudes y malas conductas. Pero durante más de una década, Rusia ha trabajado persistentemente en abordar estas cuestiones. Su examen de Estado unificado ofrece ahora una de las maneras más avanzadas y transparentes de evaluar los resultados de aprendizaje de los estudiantes en la escuela.

Para empezar, Rusia no ha caído en la trampa de sacrificar la validez de la prueba por la eficiencia para corregirla, lo que sí sucede en muchos lugares. Sus exámenes incluyen pocos apartados de opción múltiple y más bien se basan en preguntas abiertas a partir de ensayos, que puedan demostrar las habilidades de pensamiento y de resolución de problemas reales.

Pero el mayor logro de Rusia en este sentido ha sido restablecer la confianza en la educación y las evaluaciones. La confianza no se puede legislar y no florece por arte de magia: siempre es intencional y está relacionado con el buen diseño de los exámenes. Rusia ha invertido en la seguridad de los mismos: estos son impresos en tiempo real en el sitio de entrega, el aula, bajo la mirada de los estudiantes y examinadores. También cuentan con cámaras de 360 grados que monitorean y graban el proceso.

Al final, los papeles son escaneados y digitalizados de manera anónima, también frente a los ojos de los estudiantes. Las respuestas más complejas, aquellas que tienen que ver con los ensayos, no pueden evaluarse de manera automática. Por eso hay un grupo de expertos dedicado a ello.

Es cierto que siempre habrá juicios involucrados en los evaluadores, por lo que los estudiantes pueden echar un vistazo ellos mismos a sus resultados. Los exámenes revisados se publican en línea y todos los estudiantes pueden ver su prueba corregida. Ellos tienen derecho a protestar si no están de acuerdo, lo que hace un porcentaje muy pequeño de los alumnos. También las escuelas pueden rastrean sus puntuaciones. De esta manera, todos tienen más confianza en los procesos de examinación.

¿Esto ha contribuido a mejorar los resultados de las pruebas? Todavía no. Rusia aún tiene mucho que hacer para ayudar a sus estudiantes a aprender mejor, a sus maestros a enseñar mejor y a sus escuelas a ser más efectivas. Pero sus exámenes han probado ser mecanismos de evaluación confiables que no inflan las notas de los estudiantes, como sucede en muchos sistemas educativos.

Fuente: Education & Skills Today, OCDE

Publicado el 25 de septiembre de 2017 

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top