Sala de prensa

“Confía en tus maestros”: la gran lección del mejor sistema educativo del mundo

la gran leccion

  • Después de mudarse a Finlandia, este profesor británico narra sus experiencias John Hart es un profesor británico que imparte la materia de Aprendizaje Digital en la Escuela Europea de Helsinki.

Él trabajó dos años como docente en Inglaterra antes de mudarse a Finlandia, hace ocho, debido a que su esposa es originaria de ese país. Su experiencia trabajando en el mejor sistema educativo del mundo está narrada en un artículo que publica el periódico The Guardian.

Mucho de lo que se ha escrito sobre la educación finlandesa está enfocado en las políticas del país, dice Hart. Sin embargo, para este profesor es reduccionista pensar solo en esos términos. “Las costumbres en las escuelas y en la sociedad, donde esas políticas son implementadas, son igualmente importantes”, afirma el docente.

Los más escépticos pueden argumentar que las características demográficas en Finlandia hacen imposible la comparación con otros países, continúa Hart. Es cierto que la población finlandesa es más homogénea que la mayoría: sólo el 5% nació fuera del país y no habla ni finlandés ni sueco. Esto pone menos presión en las escuelas, dice el profesor, “pero esa es solo la mitad de la historia”, advierte.

Los mecanismos de selección de los maestros son muy exigentes y los entrenamientos que reciben son de primera clase. “Entrar en la profesión es extremadamente competitivo y las condiciones bajo las cuales trabajan los maestros tienen una gran influencia en la manera en que ellos y sus estudiantes florecen”, asegura Hart, convencido de que todo esto se reduce a un valor: la confianza.

Los profesores en Finlandia asumen una gran cantidad de responsabilidad y gozan de una enorme flexibilidad en cuanto a lo que enseñan y cómo lo enseñan. Su labor no es observada ni evaluada. En lugar de eso, explica el británico, se desarrollan discusiones anuales con los líderes escolares, lo cual les otorga retroalimentación a los maestros sobre sus fortalezas y debilidades.

Los planes de trabajo tampoco son un requisito. “La noción de que un maestro debe proveer evidencia para probar lo que han hecho es ridícula”, escribe Hart.

Los niños comienzan la escuela formal en Finlandia después de los seis años. La capacidad del maestro jamás se pone en duda. Ni los directores escolares ni los padres exigen que la enseñanza se haga a su manera ni en sus tiempos.

Los profesores, añade Hart, entran a la profesión llenos de entusiasmo. “Están en este trabajo por las mejores razones, por lo que debemos confiar en ellos y conservar ese entusiasmo vivo”. Es necesario darles herramientas y tiempo para recuperarse después de un arduo día de trabajo, en lugar de exigirles más planeación en sus horas libres.

“Lo que la sociedad en Finlandia hace, quizá mejor que cualquiera en el mundo", dice Hart, "es cuidar, valorar y confiar en los demás”.

Fuente: The Guardian

Publicado el 13 de septiembre de 2017

 

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top