Sala de prensa

¿Cómo lidiar con alumnos problemáticos en el aula?

ninos problema

  • La docencia también requiere un equilibrio emocional para saber cómo enfrentarse a distintos caracteres y personalidades.

Ser profesor en un aula no solo implica fomentar el aprendizaje intelectual de tus alumnos. Un docente siempre se enfrentará con personalidades y caracteres muy diversos, y no es nada raro que en cada grupo exista por lo menos un chico con problemas de comportamiento.

“La educación tiene muchas aristas y lo que menos se desea es que haya personas saboteando el momento en el que estamos transmitiendo información valiosa a toda la clase o ningún otro momento escolar”, advierte Edith Gómez en un artículo de la revista AZ. Ella comparte algunas estrategias para que los docentes sepan cómo reaccionar en esos momentos:

1. Hazte respetar. “Debes hacerle saber a tus alumnos que tú eres la figura de autoridad en el salón. Esto tiene que ver con tu comportamiento, postura y vocabulario”, sostiene Gómez. También advierte que el respeto no se exige, sino que se gana, “sobre todo cuando se está tratando con un público mayor a los 10 u 11 años”.

2. Desarrolla estrategias de atención. Durante el trabajo colaborativo es imposible pedir silencio. Los alumnos que trabajan en equipo hacen ruido y discuten. Para estos momentos, Gómez recomienda tener un plan para recuperar la atención de los estudiantes. Pueden ser cuentas, sonidos, palabras. “Todo esto con el fin de que no debas alzar la voz ni pierdas el control de tu clase en ningún momento”.

3. Toma las riendas de la situación. Al enfrentarse con conductas incorrectas por parte de algunos alumnos, el docente no debe permitir que el resto de la clase se desconcentre. “Mantén la calma y hazle saber al culpable del incidente que eres comprensivo pero no tolerante, por lo que mantener esa conducta le traerá consecuencias”, dice la autora.

4. Sé firme en tus decisiones. “Si le dices a un alumno que si mantiene cierto comportamiento le traerá equis consecuencia, debes cumplirla”, dice Gómez, quien considera que los chicos deben experimentar los efectos de sus actos.

5. No dejar que se torne personal. “Cuando un alumno incurre en estas faltas repetidamente contigo, debes revisar también en tu comportamiento a ver si es que tienes cierto rechazo hacia esa persona para trabajar en esas razones antes de que la situación siga creciendo”. Por otro lado, advierte la autora, “las malas decisiones de un estudiante no pueden hacerte cuestionar tu valía como profesional y mucho menos como persona”. Hay algunos casos en que el conflicto amerita la ayuda de un psicólogo infantil.

Si quieres aprender más sobre el manejo de alumnos problemáticos en el aula, te invitamos a visitar el enlace que encontrarás a continuación.

Fuente: Revista AZ de Educación y Cultura

Publicado el 22 de agosto de 2017  

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top