Sala de prensa

Cómo fomentar la creatividad en el proceso de aprendizaje

creatividad

  • Puedes infundir la creatividad en el aula al rediseñar el espacio de trabajo o dedicar tiempos de reflexión con tus alumnos.

¿La creatividad se puede enseñar? El profesor Steven Anderson considera que sí y expone sus argumentos en un artículo (en inglés) que escribe para la revista Wise Ed Review.

“Como educadores, cuando se trata de la creatividad en el aula, hay dos cosas que podemos hacer. Podemos tomar el camino de menor resistencia y sacar la creatividad de los procesos de aprendizaje. O podemos crear un entorno que fomente la creatividad en el aprendizaje y permitir a los niños que exploren sus talentos”, expone el también consultor en educación.

Fomentar la creatividad en el aprendizaje en el aula no tiene por qué ser complejo o complicado, según Anderson, quien propone cinco maneras sencillas de hacerlo.

  1. Hacer un cambio en la distribución en el aula. “Tener pupitres en filas ofrece un buen control sobre el entorno de aprendizaje, pero cuando queremos que los alumnos participen en el pensamiento creativo, esto se da en pocas ocasiones sentados en filas o incluso en escritorios”, dice el profesor de ciencias, convencido de que un pequeño cambio en la organización física del aula puede ser un gran incentivo para fomentar la creatividad.
  2. Utilizar la tecnología. En opinión de Anderson, los profesores deben abrazar las herramientas tecnológicas. “En lugar de escribir trabajos que viven sólo en el escritorio de los profesores, escribe entradas de blog para que el mundo los vea. En lugar de crear proyectos de arte que cuelgan en las paredes de la escuela, súbelos a la página web de la escuela o Tumblr o crea una cuenta de Twitter para compartirlos”, sugiere. Una buena parte del proceso creativo, dice, consiste en compartir las creaciones y esto lo permite fácilmente la tecnología.
  3. Adoptar el aprendizaje basado en autenticidad. Algunos lo llaman aprendizaje basado en problemas o en proyectos. Anderson lo llama autenticidad: “Lleva esas situaciones abstractas, del mundo real a un nivel donde nuestros alumnos pueden utilizar su pensamiento creativo para desmontar problemas y utilizar su proceso creativo para encontrar soluciones innovadoras”, sugiere.
  4. La elección del alumno es clave. Este punto está relacionado con el anterior. A partir del uso del aprendizaje basado en autenticidad,  los alumnos tienen la libertad de explorar y crear sus propias soluciones significativas, y esto a su vez les permite explorar su propia creatividad. “En vez de determinar los requisitos específicos para que completen un proyecto, permíteles construir / hacer / pintar / componer / programar / grabar sus propias soluciones”.
  5. Proporcionar tiempo de reflexión y retroalimentación. Estos elementos "son probablemente la parte más importante del proceso creativo y tienen que ser una parte valiosa de cualquier clase”, dice Anderson. Él propone proporcionar tiempo para que los alumnos se comuniquen entre sí sobre su trabajo y su forma de pensar y hacer del debate profesor-alumno una prioridad en el aula.

En opinión de Anderson, con estas acciones sencillas que incluyen el pensamiento creativo en el aprendizaje, podrás mostrar a tus alumnos que sus voces creativas realmente importan.

Fuente: Wise Ed Review

Publicado el 4 de octubre de 2017 

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top