Sala de prensa

Cómo manejar la ansiedad de los alumnos en tiempo de exámenes

Conoce algunas técnicas recomendadas por especialistas para ayudar a los estudiantes a aumentar su seguridad y autoestima ante las evaluaciones.

Los sentimientos de ansiedad ante la temporada de exámenes son comunes también en los niños de primaria. En especial, cuando tienen problemas de atención y/o aprendizaje. Si bien es una reacción normal que exista un cierto grado de ansiedad ante una prueba, también hay técnicas que los adultos pueden enseñar a los niños para ayudarlos a sentirse más relajados y seguros.

Cuando un niño está ansioso muestra signos de inseguridad, angustia, miedo, bloqueos o pensamientos negativos del tipo “no voy a aprobar el examen” o “me pongo a estudiar y me quedo en blanco”. En los casos más extremos, también se pueden presentar sensaciones fisiológicas como temblores taquicardias o dificultades para dormir, detalla la psicóloga María de la Fe Rodríguez Muñoz, de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (España), en su artículo Técnicas para el control de la ansiedad en los exámenes. .

“Aunque pueda parecer una paradoja”, señala Rodríguez, “cierta dosis de ansiedad es buena y necesaria, ya que durante miles de años ha supuesto una respuesta de adaptación del hombre frente a un entorno hostil”. El hecho de estar tensos explica, hace que percibamos, pensemos y actuemos con mayor claridad. “Sin embargo, el problema aparece cuando la ansiedad sobrepasa un cierto punto, cuando el nivel de excitación o de activación sobrepasa ciertos umbrales”.

Por eso es importante que los más chicos conozcan y aprendan a gestionar estas sensaciones desde edades tempranas.

La siguiente lista de recomendaciones para combatir este tipo de ansiedad está basada en los consejos de la psicóloga, así como en los de una madrey escritora del portal educativo Understood, Lexi Walter Wright. Toma nota de cuáles pueden servirte para ayudar a tus niños a mantenerse tranquilos en los tiempos de evaluaciones. 

1. Habla con ellos sobre sus sentimientos

Pregúntales qué es lo que los hace sentir nerviosos: ¿el no saber las respuestas o el mero hecho de enfrentarse a una prueba? “Muchas veces expresar sus preocupaciones en voz alta puede hacerlos sentir mejor”, señala Lexi Walter Wright. Ella recomienda que el adulto comience esta charla en un estado de calma y relajación con el objetivo de transmitirla al niño.

2. Acompáñalo en una preparación gradual

Intentar absorber todos los conocimientos un día antes del examen suele provocar más ansiedad. Por eso es recomendable hacer un plan para incentivar al niño a estudiar por pasos. “Una buena ayuda pasa por planificar objetivos a corto, medio y largo plazo”, apunta la psicóloga Rodríguez Muñoz. Si sabes que los exámenes se presentan a finales del mes, planifica con tiempo para ir repasando los contenidos cada cierto periodo.

3. Contribuye a fortalecer su seguridad y autoestima

Los elogios sinceros pueden incentivar los esfuerzos. Y servirán para recordarle que el éxito no necesariamente es igual a una calificación perfecta. “Si observas que se está esforzando en prepararse para un examen, díselo”, sugiere Lexi Walter Wright. “Escuchar que está bien preparado puede ayudarlo a que se sienta más seguro”.

4. Ayúdalo a sentirse bien el día del examen

Hay que tener en cuenta otros hábitos positivos que contribuirán al bienestar del niño. Estos incluyen una buena dosis de sueño y un desayuno rico en carbohidratos, de preferencia cereales. “Un consejo básico para intentar reducir la ansiedad es procurar dormir las horas necesarias —entre siete y ocho— para proveer a nuestro cuerpo de un descanso reparador”, apunta Rodríguez Muñoz.

5. Enséñale autoafirmaciones para afrontar la situación

La psicóloga sugiere una lista de frases auto afirmativas que el estudiante puede decirse a sí mismo para tranquilizarse durante la evaluación. Estas son las recomendaciones de Rodríguez Muñoz, pero tú puedes ayudar al niño a crear su propia lista:

-              “Me voy a mantener centrado en el presente. ¿Qué debo hacer? Contestar a las preguntas del examen. Si he estudiado, en principio, no tengo por qué tener problemas”.

-              “Cuando llegue el estrés, haré una pausa para relajarme”.

-              “El examen puede ser una situación difícil, pero puedo hacer cosas para manejarlo.

 

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top