Sala de prensa

Biblioteca escolar, el placer de los primeros lectores

Biblioteca-escolar

  • Compartimos el caso de éxito de una biblioteca escolar en Inglaterra. Uno de los puntos clave que permitió el desarrollo de lectores fue destinar un espacio propio a la biblioteca, y actualizar y ampliar el acervo que existía.

En esta primaria de Inglaterra la biblioteca es mucho más que un simple lugar donde se agrupan libros. En ella se puede encontrar niños disfrutando de la hora del té como lo hace el personaje de la literatura infantil, Gruffalo, o decorando tazas de chocolate caliente con motivos de Charlie y la fábrica de chocolates, e incluso creando sus propias historietas y comics sobre el hombre araña.

A través de grupos de lectura, la organización de pequeños ayudantes en la biblioteca, o la discusión de un tema de actualidad como la Copa del Mundo, la bibliotecaria del colegio Sagrado Corazón en Inglaterra, Tracey Needham, ha logrado inculcar a los alumnos el amor por la lectura. Una de las ideas que más participación ha conseguido son los concursos basados en los personajes e historias de los libros. Por ejemplo, crear un menú para el personaje de algún libro; la ganadora ideó una comida a base de manzanas para Blanca Nieves. O bien, el concurso de Halloween, donde participaron 80 de los 195 alumnos intentando crear un sombrero para la bruja del libro que ellos eligieran.

La escuela también apoyó la biblioteca escolar. Entre las actividades que realizó destaca el tablero de lectura de los maestros. En él, todos los adultos (maestros, directores, ayudantes) escriben el libro que leen en ese momento, así como una recomendación para los pequeños. Los niños pueden tomar en cuenta la selección de sus profesores si así lo desean, y también revisar la frecuencia con la que los adultos cambian a un libro nuevo.

Además, al interior de los salones se crearon “cajas de libros” que son cambiadas regularmente para que los alumnos puedan consultar nuevos títulos. Asimismo, los tableros de lectura de los profesores buscan promover obras que aporten al tema que se trata en ese momento en la clase, así como incursionar a los alumnos en los clásicos de la literatura infantil.

A través de estas acciones, Needham logró aumentar el préstamo de libros en su biblioteca hasta un 75 por ciento, a pesar de trabajar en una escuela de bajo presupuesto en la que los alumnos no tienen un acceso sencillo a los libros. Por ello, la Asociación de Bibliotecas Escolares reconoció en 2014 su gran labor con el Premio Bibliotecaria del Año. Para Needham, uno de los puntos clave que permitió el desarrollo de lectores en su escuela fue destinar un espacio propio a la biblioteca, así como actualizar y ampliar el acervo que existía a casi 5 mil libros, divididos en secciones de acuerdo a la edad y temas de los escolares. Además, la bibliotecaria instaló una alfombra, cojines y un pequeño sillón para regalar a los pequeños un espacio donde puedan tomarse el tiempo para disfrutar de un buen libro.

Publicado el 23 de septiembre de 2014.

 

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top