Sala de prensa

Algunas estrategias educativas para trabajar la comprensión lectora

comprension lectora

  • Entender lo que se lee es una habilidad fundamental en la era de la información. Conoce algunas actividades que puedes llevar a cabo en el aula para que tus alumnos aprendan y se diviertan analizando los textos que leen.

Abordar la comprensión lectora en el aula es de vital importancia, y hoy más que nunca en una era en la que estamos rebasados de información. “Es una competencia esencial para la vida y por ello debemos asegurarnos que los alumnos la desarrollan de forma significativa”, sostiene el blog educativo Tiching. Si bien es una tarea que lleva tiempo y dedicación, es necesaria para adquirir conocimientos y para descubrir la realidad que nos rodea.

Tiching recomienda a los maestros asegurarse que sus alumnos tienen la capacidad adecuada para las actividades que realizarán, ya que la comprensión lectora requiere de complejos procesos neurológicos. Uno de sus consejos es que el estudiante sea un aprendiz activo al proponer lecturas y hablar de sus intereses.

A continuación propone 10 estrategias específicas a las que los maestros pueden recurrir para trabajar esta habilidad con sus alumnos. Algunas de ellas incluyen enlaces donde se amplía la información.

  1. Leer recetas, instrucciones, prospectos, el menú de un restaurante. Esta es una forma de empezar con los niños pequeños, ya que son textos que se conforman de frases cortas que los chicos comprenderán fácilmente.
  2. Procedimiento Cloze: La actividad consiste en escoger un texto adecuado a la edad de tus alumnos y eliminar algunas palabras. Los estudiantes deberán colocar las palabras para que el texto tenga un sentido. Puedes regular el grado de complejidad según las características del grupo, dándoles las palabras desordenadas o bien dejándoles que creen su propio texto.
  3. Escribir finales alternativos: Se trata de una propuesta que permite desarrollar la comprensión lectora y a la vez la creatividad, ya que deben conocer muy bien la historia que se presenta para poder plantear un final diferente al de la historia real.
  4. Poner el título a los párrafos: En un texto un poco denso o de difícil comprensión, se puede realizar una lectura conjunta y en voz alta, donde cada alumno lea un párrafo y posteriormente le asigne un título. Un buen ejercicio para aprender a sintetizar.
  5. Cambiar las palabras por sinónimos: Los alumnos deberán explicar la frase que han leído utilizando distintas palabras. Para rebajar la dificultad, se puede realizar una lectura previa y subrayar aquellas palabras que no se entiendan y buscarlas en el diccionario. Así después será más fácil entender la frase y posteriormente, poderla explicar.
  6. Hacer un dibujo: La imagen siempre es un refuerzo para comprender un texto, por eso los libros para los más pequeños están repletas de ellas. Así pues, hacer un dibujo interpretando aquello que han leído trabaja profundamente la comprensión lectora. Asimismo, se pueden relacionar imágenes con fragmentos de texto.

Si quieres conocer el resto de las estrategias de comprensión lectora que sugiere Tiching en su artículo, te invitamos a visitar el blog en el siguiente enlace.

Fuente: Tiching

Publicado el 1 de noviembre de 2017 

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top