Sala de prensa

Algunas cosas que hacemos los docentes y que matan la creatividad de los alumnos

creatividad

  • Toma nota de estas prácticas, ya que al llevarlas a cabo no contribuimos a crear un espacio favorable para la creación y la innovación de nuestros estudiantes. 
Como hemos visto en entradas anteriores de este blog, es posible crear ambientes propicios para que florezca la creatividad en el aula. “La creatividad se entrena”, coincide en el blog Educación 3.0 la profesora Rocío López Valdepeñas, especialista en innovación educativa y emprendimiento
 
“Es verdad que hay personas que tienen muy integrada esta capacidad, casi de forma innata; pero lo más frecuente es que, conforme resultamos victoriosos de los retos que nos hemos marcado, aumente la confianza en nosotros mismos y seamos capaces de afrontar nuevos desafíos”, añade. 
 
Ella advierte que tanto los maestros como los padres tienen que saber que su papel es fundamental en el desarrollo de la creatividad en los niños, y que así como hay algunas prácticas que son muy positivas para potenciarla, hay otras que no lo son para nada. Los hábitos que pueden matar la creatividad de los alumnos, según López Valdepeñas, son las siguientes:
 
1. No salirse nunca de lo establecido en el programa 
 
Aunque planear nos ayuda a organizarnos y cumplir objetivos, hay que tener flexibilidad para salirse del guión establecido. La profesora recuerda que es necesario tomar en cuenta e incluir en el programa las motivaciones e intereses de tus alumnos. 
 
2. Hacer todos lo mismo en plástica (u otras materias)
 
La educación plástica nos invita a crear y divertirnos. Sin embargo, dice López, “por costumbre tendemos a pedir a nuestros alumnos que repliquen modelos que los maestros ya les damos, es decir, que hagan todos lo mismo y de la misma forma”. Lo que hacemos con esta práctica es obviar su creatividad y negarles la posibilidad de explorar sus propias inquietudes. 
 
3. No dar el mismo valor a todas las Inteligencias y materias
 
Cada niño tiene distintas formas de aprender, ya sea visual, auditiva o kinestésica, y es importante ofrecerles actividades variadas que atiendan esas diferencias. Lo mismo con las asignaturas: las de Humanidades, por ejemplo, han quedado relegadas, lo que les niega la posibilidad a los chicos de entrar en contacto con áreas como la danza, el cine, el teatro o la poesía. “Esto resulta una traba para que nuestros pequeños exploren sus propios talentos y puedan experimentar”.
 
4. No hablar de las emociones
 
En opinión de la experta en innovación, la creatividad se basa en asumir riesgos y, para arriesgar, hay que confiar en uno mismo y tener una buena autoestima. "Los niños necesitan de las palabras de ánimo y del afecto de sus referentes para ir ganando en seguridad dentro de los entornos que no conocen y así superar sus miedos en las materias o contenidos nuevos”, afirma.
 
Si te interesa conocer el resto de las prácticas que hay que evitar en el aula para formar niños más creativos e innovadores, te invitamos a leer el artículo completo del blog Educación 3.0 en el enlace que encontrarás a continuación. 
 
 
Publicado el 15 de noviembre de 2017 
 
portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top