Sala de prensa

Una nueva pedagogía para entender la guerra y la paz

Una nueva pedagogía para entender la guerra y la paz

  • El Centro Nacional de Memoria Histórica de Colombia lanzó una caja de herramientas para que los niños y jóvenes comprendan el conflicto armado de su historia reciente.

María Emma Wills es una investigadora del Centro Nacional de Memoria Histórica de Colombia. Su interés por los niños y jóvenes, y en particular por las reflexiones de estos en torno a la violencia en la historia reciente de su país, la llevaron a crear una propuesta pedagógica innovadora contenida en una caja de herramientas.

“Un viaje por la memoria histórica: Aprender la paz y desaprender la guerra” es el nombre de esta iniciativa que busca contar las historias del conflicto armado colombiano en las aulas. El objetivo ulterior es trabajar con los más jóvenes para evitar la repetición del horror, explica la investigadora en el portal Verdad Abierta.

La caja consiste en una serie de textos, rutas, secuencias pedagógicas y actividades diseñados por profesores de distintas partes del país. Es diferente de un libro de texto porque “el primer paso siempre es identitario o subjetivo”, explica Wills. Esto quiere decir que se busca construir un puente entre la historia nacional del conflicto y la vida cotidiana de las personas.

“La guerra no solo sucede en los campos de batalla, también se reproduce, se alimenta, se ahonda y se profundiza de lenguajes cotidianos que usamos en la familia, en el aula, en los medios de comunicación, en las instituciones estatales”, apunta la investigadora.

Cuando se trabaja con la estigmatización, por ejemplo, no se comienza por definir el concepto. En cambio se diseñan unos pasos para que los alumnos comprendan que ellos mismos estigmatizan a otros en el día a día. Y para que entiendan que cuando ellos son estereotipados, sufren y sienten daño porque son injustamente tratados.

De esta manera se prepara el terreno para explicar que, en un contexto de polarización y violencia, los estereotipos “se convierten en estigmas para perseguir, amenazar, desaparecer y secuestrar a las personas”, explica Wills.

“El reconocimiento de la subjetividad y la humanidad del otro es un primer paso. Luego, la caja vincula una cantidad de testimonios de las víctimas, su voz, sus saberes a través del canto, de la poesía, pero también sus testimonios de victimización y en esa escucha de las víctimas se busca cultivar la empatía, el ponerse en el lugar del otro”, añade.

Wills está convencida de que la memoria histórica es un escenario en disputa y que depende de cómo se active y cómo se acompañe, esta puede dar origen a nuevos ciclos de violencia o bien a procesos de comprensión y de perdón.

Fuente: Verdad Abierta

Publicado el 8 de junio de 2016.

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top