Sala de prensa

Seis consejos para poner tu “aula de cabeza”

poner tu “aula de cabeza

  • Conoce estos útiles consejos que deberás tomar en cuenta al invertir tu clase y elaborar los videos sobre tus lecciones.

En ocasiones anteriores hemos platicado sobre “el aula de cabeza”, el modelo educativo creado por Aaron Sams y Jonathan Bergmann, en el cual las clases se toman en casa mediante videos, y el tiempo en el salón de clases se ocupa para espacios de discusión, trabajar en proyectos y otros ejercicios prácticos. 
 
Sin embargo, para la mayoría de los docentes aún es una preocupación entender cómo es que funcionará y si podrían implementarlo en sus escuelas. Por ello, te compartimos estos útiles consejos que deberás tomar en cuenta al elaborar los videos sobre tus lecciones:
 
1. Sé breve 
Los estudiantes observarán el video en sus casas, así que lo mejor es mantenerlo corto para conservar su atención, especialmente cuando los clips complementan alguna lectura, en lugar de reemplazarla.
 
Trata de grabar videos entre 15 y 20 minutos, y agruparlos de tres categorias: temas principales, conceptos e ideas. La brevedad te beneficiará también a ti, ya que hacer un video probablemente te tome más tiempo del planeado, incluso si estás trabajando en una clase que ya has preparado en otros formatos.
 
2. Rastrea el interés de los estudiantes.
Para ello, puedes realizar pequeños cuestionarios después de cada cápsula para asegurar que los estudiantes están viendo los videos. Los cuestionarios incluyen preguntas de opción múltiple sobre lo que se habló en el video, y las lecturas relacionadas. Los estudiantes sólo pueden abrir el siguiente video si han aprobado el cuestionario, para el cual tiene dos oportunidades, y éste forma parte de su calificación final.
 
3. Invierte la lectura.
Una opción es complementar los videos con lecturas en línea. Deja en claro a tus alumnos que observar los videos no es una alternativa a las principales lecturas de la materia, deben hacer ambas. Otra idea es reemplazar las lecturas típicas por lecturas completamente en línea, especialmente cuando se trata de módulos largos más orientados a los textos. Aunque toma más tiempo, ayuda a que el módulo tenga más coherencia, tanto en formato como en contenido.
 
4. Mantén los contenidos en un solo lugar.
Procura publicar todos los videos junto con los materiales del módulo en un solo sitio web. Si tu escuela cuenta con alguna plataforma de gestión educativa como Moodle, ésta será tu mejor opción. En este tipo de plataformas puedes monitorear el acceso de los estudiantes a los videos, lo que te será útil durante el curso.
 
5. Revisa las estadísticas.
Recibir retroalimentación de los estudiantes es importante y útil. Obtener retroalimentación por parte de los alumnos te permitirá identificar problemas que pueda surgir al momento. Los estudiantes son renuentes a dar su opinión en las aulas; sin embargo, los cuestionarios en línea te permitirán tener opiniones más honestas de una manera más sencilla y rápida.
 
6. Asegúrate que tu mensaje sea claro.
Los videos funcionan mejor cuando se explica un concepto o argumento específico a la vez, que se menciona claramente al principio y de nuevo al final. Es mucho más difícil comunicar aproximaciones contrastantes en un video corto, por ejemplo, realismo vs liberalismo. Explicar modelos excesivamente técnicos también puede ser un desafío. Como en cualquier clase, las video lecturas se benefician de ejemplos sobre los temas de coyuntura, no obstante, la velocidad con que cambian los eventos puede ocasionarte problemas si escoges este acercamiento, es mejor tomar ejemplos que no vayan a cambiar.
 
Fuente: The Guardian
 
Publicado el 27 de enero de 2016.

 

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top