Sala de prensa

¿Qué es el Aprendizaje basado en problemas?

Aprendizaje basado en problemas

  • En esencia, la propuesta consiste en organizar unidades didácticas articuladas, fundamentalmente, como colecciones de casos. Es un sistema que permite la aplicación de conocimientos teóricos a situaciones prácticas.

Hace algunos años, surgió un nuevo método de aprendizaje que retomaba el sistema de estudio basado en análisis de casos concretos, más que en la memorización de teorías, que hasta entonces sólo se ocupaba en la carrera de derecho en países como Estados Unidos e Inglaterra. Hoy en día, el “Aprendizaje basado en problemas”, como se le conoce, ha tomado gran fuerza, y múltiples universidades alrededor del mundo lo utilizan en áreas que van desde la Medicina hasta las Ciencias.

En esencia, la propuesta consiste en organizar unidades didácticas articuladas, fundamentalmente, como colecciones de problemas. Pero no se debe engañar uno, el sistema no es tan simple como parece: los problemas han de ser seleccionados cuidadosamente por el docente, y secuenciados de forma que conduzcan al aprendizaje significativo. Por ello, la palabra problema debe ser entendida en un sentido amplio, ya que incluye pequeños experimentos, conjuntos de observaciones y tareas de clasificación, entre otras.

Uno de las principales ventajas del “Aprendizaje basado en problemas” es que fomenta el aprendizaje autorregulado. Durante el análisis inicial del problema, el alumno debe crear un modelo mental relativo a la situación que se describe en el enunciado. Es muy posible que este primer modelo inicial sea incompleto y tenga lagunas importantes; ya que en el proceso descubrirá otras posibles alternativas y enfoques válidos, que le resulten apropiados para avanzar en la solución del problema o para explorar otras posibilidades. El alumno debe, entonces, buscar y aprender contenidos nuevos y relevantes y, al hacerlo, gran parte de la responsabilidad del aprendizaje recae en el propio estudiante.

Sin embargo, este método de aprendizaje presenta algunas limitaciones, que es preciso tener en cuenta. El primer inconveniente es que exige una mayor dedicación por parte del profesor. La tarea del profesor no se reduce a seleccionar problemas que puedan ser más o menos compatibles con determinados contenidos teóricos, también incluye la dirección en que se orienta el aprendizaje de los alumnos gracias a la correcta secuenciación y seguimiento que se le da a los problemas seleccionados.

Por otra parte, el éxito de este método depende del interés que se logre despertar en el alumno. El grado de involucramiento por parte del alumno debe ser alto, el estudiante debe convertir en suyos los problemas que elige el profesor para tener un punto de partida en el proceso de aprendizaje. No obstante, ello puede chocar con los hábitos pasivos de los estudiantes, desarrollados tras años de inmersión en ambientes educativos tradicionales.

A pesar de las críticas, varios autores concuerdan en un aspecto importante de este método: es un sistema que permite la aplicación de conocimientos teóricos a situaciones prácticas. Dado que el alumno debe utilizar constantemente sus conocimientos, existe una interrelación continua entre teoría y aplicación, lo que permita al “Aprendizaje basado en problemas” conseguir una mejor integración de los conocimientos adquiridos.

Publicado el 21 de noviembre de 2014.

 

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top