<br /> &lt;br /&gt;

Sala de prensa

¿Por qué es importante incluir las emociones en la labor educativa?

labor educativa

  • De acuerdo con especialistas, la emoción juega un papel vital en la educación ya que afecta directamente los procesos mentales, la percepción de las cosas, así como la manera en que construimos, memorizamos y razonamos la realidad.

La educación formal que todos recibimos tiene como objetivo la formación académica, eso es, que los alumnos adquieran ciertos conocimientos establecido a través de un plan de estudios, la dimensión emocional ha sido olvidada en la escuela.

Sin embargo, en los último años, distintos especialistas, en varias partes del mundo, han señalado la importancia de las emociones en todas las actividades que lleva a cabo el ser humano, incluido el aprendizaje.

“La emoción juega un papel de vital importancia ya que afecta directamente los procesos mentales, el cómo percibimos las cosas, la manera en que construimos, memorizamos y razonamos la realidad”, explican Ángel Rebollo Flores y Alfonso Luna Martínez, autores del artículo Educar en emociones: una vía ante la necesidad de transformar nuestra sociedad, publicado en la Revista Universitaria de la Universidad Pedagógica Nacional.

Conocer los fenómenos relacionados a los sentimientos y controlarlos, así como desarrollar una conciencia, son tareas de la educación emocional, la cual podría tener efectos positivos en la prevención de actos violentos, del consumo de drogas, del estrés, la disminución de estados depresivos, de trastornos de la alimentación, y del suicidio, situaciones que aquejan miles de personas en la actualidad.

Educar en emociones busca desarrollar la inteligencia emocional, es decir “que la persona tenga la capacidad para percibir, comprender, regular, interpretar e inducir emociones y estados anímicos, tanto en el ámbito intrapersonal, como en el interpersonal”, explican Rebollo y Luna.

La educación emocional no enseña conocimientos, más bien desarrolla inteligencias tales como empatía, autovaloración, confianza en uno mismo, y autocontrol, entre otras.

Para iniciar el cambio, es necesario iniciar con los docentes; se les debe educar emocionalmente con la finalidad de que trasformen a sus alumnos y éstos, a su vez, a sus familias, amigos y compañeros, lo cual al final permitirá una trasformación emocional total del entorno.

Fuente: Revista universitaria UPN

Publicado el 25 de noviembre de 2015.

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top