Sala de prensa

Meditación para niños: mejor manejo de emociones, mejores resultados

Meditación para niños: mejor manejo de emociones, mejores resultados

  • Control y flexibilidad cognitiva, mejor memoria a corto plazo, e incluso mejores resultados en matemáticas, son algunas de las ventajas en los niños que practican meditación.

Es un hecho probado que la meditación tienen grandes beneficios en la salud mental de quien la practica. Sin embargo, las investigaciones más recientes han contribuido a ilustrar las maneras en que la meditación puede cambiar la estructura del cerebro en los niños, informa un artículo del diario The New York Times.

Un estudio de 2015 encontró que los estudiantes de cuarto y quinto grado, que participaron en un programa de meditación durante cuatro meses, mejoraron en funciones cerebrales como el control cognitivo, la memoria a corto plazo y la flexibilidad cognitiva. E incluso aumentaron sus calificaciones de matemáticas. 

Otro estudio publicado en la revista Mindfulness también encontró mejoras en los resultados de matemáticas, pero en alumnos con déficit de atención e hiperactividad. Y otro más, realizado con niños de primaria en Corea, mostró que ocho semanas de meditación reducen los niveles de agresión, ansiedad social y estrés.

Además se ha descubierto que la meditación tiene un mayor impacto en la cognición cuando el cerebro está en las etapas más tempranas de desarrollo. Esto se debe a que las conexiones en los circuitos prefrontales del cerebro se desarrollan con mayor velocidad en la niñez.

Lo anterior se ha comprobado con estudios que comparan los resultados de la meditación en niños de 8 a 12 años y sus papás. Ambos grupos inician al mismo tiempo un programa de meditación, o mindfulness, que dura ocho semanas, y aunque se observan mejoras en todos los casos, los resultados positivos son más contundentes en los chicos.

Fuera del laboratorio, muchos padres reportan los beneficios de la meditación en edades tempranas. Heather Maurer es practicante de meditación trascendental y ha enseñado algunas técnicas a su hija de nueve años, mismas que realizan juntas tres noches a la semana. El resultado más notable en la niña, según la madre, ha sido la autorregulación de sus emociones: “Cuando Daisy está enojada, se sienta y se concentra en su respiración hasta que vuelve a un estado de calma”.

Amanda Simmons, una mujer que maneja su propio centro de meditación en Los Ángeles, ha visto mejoras similares en su hijo de 11 años, Jacob, quien sufre un grado de autismo y desorden bipolar. Muchos de sus síntomas han disminuido desde que, hace seis meses, comenzó a hacer meditación y a cantar mantras a diario. “La meditación parece actuar como si su cerebro fuera 'reiniciado’", comentó Simmons, quien asegura que gracias a estas prácticas su hijo pudo reducir su dosis de un medicamento antipsicótico.

Ya sea que los niños estén medicados o no, la meditación puede ayudar a inculcar habilidades mentales como el autocontrol y la concentración. Quizá, en un futuro cercano, promover la meditación y las prácticas de cuerpo-mente será reconocida como una cualidad esencial de una paternidad inteligente, igual que enseñar las cualidades del trabajo y transmitir el conocimiento para llevar una buena alimentación.

También puedes leer cuáles son los beneficios del yoga para niños.

Fuente: The New York Times

Publicado el 2 de junio de 2016.

Tags: 
portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top