<br /> &lt;br /&gt;

Sala de prensa

Los maestros también viven la desigualdad de género en el ámbito educativo

desigualdad-de-genero-

  • El Informe Educación para Todos presentado por la Unesco reporta que las mujeres tienen poco acceso a puestos de liderazgo y las vacantes sólo tuvo un aumento de 5%.

La desigualdad de género no sólo alcanza la educación estudiantil en el mundo, sino que también afecta la docencia. Muchos de los puestos de liderazgo en el campo de la enseñanza tienen poca representación femenina y de 1999 a 2012 el número de vacantes ocupadas por profesoras mujeres sólo tuvo un aumento de 5%.

A pesar de las barreras que deben superar las mujeres para acceder a la educación, se constató que los hombres son quienes más abandonan su formación académica, especialmente cuando padecen realidades como la pobreza, ingreso tardío a la escuela, verse obligados a ingresar al mercado laboral, pobre rendimiento y desinterés.

Lograr la igualdad de género en la educación fue uno de los objetivos trazados durante el Foro Mundial sobre la Educación celebrado durante el año 2000 en Dakar. Por dicha razón, este desafío se encuentra entre los rubros evaluados por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en el “Informe de Seguimiento de la Educación para Todos (EPT) en el Mundo”.

El informe precisó que aunque la paridad de género no fue conseguida por todos, hubo 104 naciones que en 2012 lograron cumplir con este objetivo en su educación primaria. Otro dato sumamente motivante, es que la disparidad desfavorable para las mujeres se constató únicamente en 48 países, cifra mucho menor a los 73 en los que se registró en el 1999.

No obstante, también se señala que del 43% de los niños que nunca asistirá a la escuela, un 48% son mujeres frente a un 38% de varones.

Son varios los factores que imposibilitaron el acceso de las mujeres a la educación, siendo los más notorios las carencias estructurales de las escuelas, las largas distancias entre centros de enseñanza y hogares de los estudiantes y los matrimonios a corta edad entre los adolescentes. Garantizar la seguridad en cuanto a la violencia física, psicológica o sexual es una de las clave para que el género femenino tenga acceso a la educación.

Autoridades de la Unesco explicaron que formar profesores capaces de hacer el salón de clases un espacio más igualitario, podría permitir la mejoría de la equidad de género, además de la adopción de una serie de medidas como pueden ser la reforma de libros didácticos, ofrecer herramientas para lidiar con cuestiones de género, establecer políticas para reivindicar la violencia, entre otras.

Si deseas consultar el informe completo puedes hacerlo aquí.

Publicado el 14 de abril de 2015.

 

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top