Sala de prensa

Las palabras que harán crecer a tus alumnos

Buenas prácticas docentes

  • El lenguaje es fundamental para generar actitudes positivas en el aula. La profesora y bloguera Rocío López invita a repetir frases para alimentar el autoestima de los estudiantes.

“Hay frases que nos llenan el corazón y el alma, que nos invitan a crecer y a confiar en nosotros mismos”, escribe la profesora Rocío López Valdepeñas en el blog Educación 3.0. En su artículo 7 frases que deberíamos decir a nuestros alumnos cada día, nos recuerda que los docentes son un punto de referencia para los alumnos, y por tanto, la utilización de un lenguaje positivo es fundamental para contribuir con su crecimiento.

1.     Repertorio de confianza. “Este tipo de expresiones son importantísimas durante la infancia y la adolescencia, que es el momento en que se está forjando la personalidad”, dice Rocío. Frases como “Sé que podrás hacerlo”, “Creo en ti” o “Lo vas a lograr”, animan a los chicos a sentirse capaces para emprender nuevos proyectos.

2.     Retos que animan. “¿Por qué no pruebas?” “¿Y si lo intentamos juntos?” “¿Te animas a hacerlo?” Las anteriores son algunas ideas para impulsar a los alumnos a arriesgar y llenarlos de energía con una actitud positiva y cercana.

3.     Palabras para construir autoestima. Según la experta en innovación educativa, los niños que comienzan a relacionarse con otros niños en un ambiente escolar necesitar escuchar que son únicos y especiales. “En la diferencia está el valor”, dice López Valdepeñas, quien propone recordar cada tanto a los chicos: “Me encanta cómo eres, me encanta cómo haces esto”.

4.     Cambiar el punto de vista. Cuando uno mismo se ofusca con sus propios pensamientos, ayuda ver las cosas desde otro ángulo. Frases como “¿Y si tratas de verlo de otra forma?” o “¿Crees que tu compañero pensaría igual?”, son útiles para abrir la mente y conducir a los alumnos a un pensamiento más empático.  

5.     Alentar el esfuerzo. “Te involucraste mucho en el trabajo de grupo”, “¡Cuánto te has esforzado!”, “Puedes estar orgulloso”: con tales expresiones se reconoce la dedicación y el empeño que los alumnos han puesto en una tarea y se fortalece la actitud positiva.

6.     Poner nombre a las emociones. “Los niños necesitan aprender vocabulario emocional para entender lo que están sintiendo”, aconseja Rocío. Para acompañarlos en ese proceso, recomienda pronunciar frases como: “Veo que estás muy feliz”, “Sé que te sientes de esta forma”, “Me parece que estás enojado”.

7.     “¿Qué piensas sobre esto?”. Preguntar las opiniones de los estudiantes los hará sentir “reconfortados y satisfechos”. Entenderán que sus pensamientos son importantes y que cada uno puede pensar distinto. Lo anterior, asegura la experta, contribuye a mejorar la convivencia en las aulas.

 

Fuente: Blog Educación 3.0

Publicado el 23 de diciembre de 2015.

Tags: 
portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top