Sala de prensa

Las habilidades educativas deben apoyar las necesidades del sector productivo: Banco Interamericano de Desarrollo

habilidades educativas

  •  El estudio Construyendo un sistema de aprendizaje a lo largo de la vida en México, elaborado por el BID, señala un divorcio entre el sector educativo y el productivo, lo que impacta directamente en la competitividad del país.

El libro Construyendo un sistema de aprendizaje a lo largo de la vida en México,realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo, ofrece un diagnóstico de la situación que enfrentan los alumnos, al dejar la academia y pasar al ámbito laboral; además emite recomendaciones para incrementar la productividad en México. Entre otros problemas, encontró que el país no ha implementado un modelo de educación por competencias y capacitación constante que permita a los jóvenes salir preparados de la escuela, para poder incorporarse al mercado productivo. Aunado a esto, sólo 1 de cada 3 trabajadores recibe capacitación durante su vida laboral.

 

“El divorcio entre el sector educativo y el productivo limita el desarrollo de México y frena su competitividad, ya que el crecimiento de un país se basa, en muy buena parte, en su capacidad productiva. Para que México sea competitivo, debe reducir la distancia entre las habilidades que el sector educativo identifica como prioritarias y las que el sector productivo reclama”, indicó Carmen Pagés, jefa de la Unidad de Mercados Laborales y Seguridad Social del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

 

La capacitación continua y el aprendizaje a lo largo de la vida son condiciones básicas para alcanzar metas de alto crecimiento. La solución es introducir un modelo de formación basado en competencias, estrategia que considera las habilidades profesionales, académicas y genéricas necesarias para el buen desempeño en el mercado de trabajo.

 

La divergencia entre sectores productivo y laboral, genera que el sistema educativo siga arrojando cada año a miles de jóvenes al desempleo o a la inactividad. En este contexto, Pagés señaló que este problema no es ajeno a otros países, ni a otros continentes y que un buen número de naciones desarrolladas han puesto en marcha modelos que acercan la educación a las necesidades del sector productivo; incluso en México, existen algunas iniciativas donde las empresas lideran las prioridades formativas de los centros de enseñanza, como es el caso de la industria aeronáutica.

 

“El trabajo y la educación son dos partes inseparables del elevador social que garantiza la equidad y la reducción de las desigualdades sociales. Un buen empleo es el salvoconducto para escapar de la pobreza, y por ello, hay que poner las políticas de empleo y formación en el epicentro del modelo de desarrollo del país”, declaró Pagés.

 

Pagés consideró la necesidad de adoptar una visión de desarrollo económico de largo plazo, respaldada por la capacitación continua. Asimismo, señaló que las reformas estructurales son para impulsar la competitividad, pero también se necesita fomentar la orientación vocacional.

 

En ese mismo espacio, el subsecretario de Educación Media Superior, Rodolfo Tuirán, se pronunció a favor de fomentar y reordenar las políticas de orientación vocacional.

 

 

Fuentes: El EconomistaTerra24Horas

 

Publicado el 5 de marzo de 2015.

 

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top