Sala de prensa

“La desigualdad de género comienza en la infancia”

“La desigualdad de género comienza en la infancia”

  • Alma Rosa Colín es la autora de un manual teórico-metodológico que pretende insertar la perspectiva de género en los programas escolares.

La desigualdad de género está anclada en la ideología patriarcal y casi siempre comienza desde la infancia. Los niños varones, sin darse cuenta, alimentan la misoginia mediante juegos, con expresiones como: ”el último que llegue es vieja”.

La autora Marta Torres describe que, en un país andino, un juego de niñas consistía en juntar las palmas de las manos al tiempo que cantaban: “Chico el Perico mató a su mujer; la hizo tamales, se puso a vender, y no la quisieron porque era mujer”.

La psicóloga Alma Rosa Colín, jefa del Departamento de Equidad y Género de los Centros de Integración Juvenil, advierte que “la desigualdad en que se educa desde la infancia es la escuela básica del resto de las desigualdades sociales”.

Colín es autora de La desigualdad de género comienza en la infancia, un manual teórico-metodológico que pretende insertar la perspectiva de género en los programas escolares con un enfoque sobre derechos de la niñez.

Una de las consecuencias de la desigualdad es la discriminación, continúa Colín. Y ésta es una condición estructural que trasciende el nivel individual. No siempre es fácil ver que la consideración de las diferencias humanas en el sentido negativo, es parte de la organización social: de la cultura.

La autora identifica cinco tipos de discriminación que se observan desde etapas tempranas:

·        Patriarcal: Los niños pueden pensar, ‘como yo soy superior a las niñas las puedo molestar’ (idea-acción).

·        Adultocéntrica: Las personas adultas pueden pensar, ‘como yo soy mayor y sé más que las niñas y los niños puedo imponerles mi autoridad’.

·        Racista: Las niñas y los niños de raza sajona pueden pensar, ‘como yo soy superior puedo molestar a mis compañeras y compañeros de piel morena’.

·        Clasista: Los niños y las niñas de clase media pueden pensar, ‘como yo soy superior puedo burlarme de otros niños y niñas pobres porque traen sus zapatos desgastados y pasados de moda’.

·        Homófoba: las niñas y los niños heterosexuales pueden pensar, ‘como yo soy normal puedo burlarme de los niños que se mueven y hablan como niñas’.

La discriminación lleva a excluir a ciertos grupos de la participación social, del poder político y económico. El problema con la desigualdad de género es que el propio sistema la hace invisible: nadie niega el racismo, la homofobia o la esclavitud, pero nombrar la misoginia cuesta más trabajo porque están implicados los roles y funciones del género culturalmente legitimados.

Para evitar la discriminación se puede empezar con el cambio de actitud personal, pero lo estructuralmente importante son los cambios institucionales, afirma la autora. Para esto es importante entender cómo se ha desarrollado el sistema de desigualdad de género y cómo se reproduce hoy día, tanto a nivel personal como colectivo.

Fuente: La desigualdad de género comienza en la infancia

Publicado el 19 de mayo de 2016.

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top