Sala de prensa

INEE presenta libro que analiza las debilidades de la tutoría en secundaria

debilidades de la tutoria en secundaria

  • María de Ibarrola Nicolín, Eduardo Remedi Allione y Eduardo Weiss Horz señalan que la correcta implementación del espacio curricular de la tutoría en la vida cotidiana de las escuelas, demanda la construcción de consensos, para que se le considere una actividad sustantiva de la vida escolar.

El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) presentó el libro Tutoría en escuelas secundaria. Un estudio cualitativo, dirigido y coordinado por María de Ibarrola Nicolín, Eduardo Remedi Allione y Eduardo Weiss Horz, elaborado por el propio INEE y el Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional.

 

Los autores plantean que “los problemas que aún enfrenta la tutoría se ubican más allá de su diseño formal y de su gestión administrativa en los planteles”. Y señalan que es necesario superar la “debilidad e insuficiencia de los cuerpos directivos, la desarticulación entre los equipos –incompletos– de asistencia educativa y de los tutores” para que el tiempo que se destina a la tutoría se, efectivamente, un espacio de reflexión, colaboración y debate en el que se fomenten los intereses de los alumnos y se les inculque la importancia de la innovación.

 

De Ibarrola, Remedi y Weiss destacan que “la correcta implementación del espacio curricular de la tutoría en la vida cotidiana de las escuelas, demanda la construcción de consensos, para que se le considere una actividad sustantiva de la vida escolar y su proyecto educativo, pero también requiere que las autoridades legitimen y apoyen el trabajo tutorial”. También sugieren revisar los lineamientos de tutoría para integrar la innovación realizada en la práctica escolar.

 

Los objetivos de la investigación fueron contribuir a conocer y a explicar:

 

  • Si efectivamente se están asignando tutores a los grupos de alumnos y cómo se usa el espacio curricular destinado a la tutoría.
  • Qué criterios —en su caso— se emplean las escuelas para decidir la asignación de los tutores a los grupos de estudiantes.
  • Cuál es la historia profesional de los tutores, su carga de trabajo como profesores, la formación específica recibida para el mejor desempeño de la tutoría, sus experiencias profesionales al respecto, su relación con otros profesores y con el personal tanto directivo como de apoyo.
  • Cómo perciben y llevan a cabo la tutoría los profesores; si hay diseño, planeación y evaluación de las sesiones.
  • Cómo se están implementando las sesiones de tutoría, en las escuelas; si se pone o no atención a los lineamientos recomendados, por ejemplo, el diagnóstico para identificar las necesidades e intereses de los estudiantes; las estrategias empleadas para atenderlos y la interacción del tutor con ellos.
  • Si la tutoría ha generado una mayor colaboración colegiada entre los docentes y personal de apoyo académico y hasta qué punto mejora la atención a las necesidades e intereses de los alumnos.
  • Qué necesidades identifican los alumnos y qué opinan de la inserción del espacio de Orientación y Tutoría en la dinámica escolar, del seguimiento de su proceso académico, de la convivencia en el aula y en la escuela, y de las orientaciones académicas y para la vida.
  • Qué cometido fundamental le asignan y cómo comprenden y valoran el espacio de Orientación y Tutoría los distintos actores de la escuela.
  • Qué elementos facilitan o dificultan la implementación de la Orientación y Tutoría, según las diferencias por tipo de servicio y entidad federativa.

 

Tutoría en escuelas secundaria. Un estudio cualitativo puede consultarse en esta liga: http://edsm.co/1E8TRnL

 

Fuentes: INEE y La Jornada.

 

Publicado el 13 de febrero de 2015.

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top