Sala de prensa

Finlandia: un ejemplo de país lector

Finlandia: un ejemplo de pais lector

  • Este país nórdico cuenta con uno de los sistemas de bibliotecas más fuertes del mundo. Existe una media de 17 bibliotecas por cada 100 mil habitantes, y se estima que un finlandés promedio lee alrededor de 47 libros al año.

Imagina una biblioteca que cuenta con cinco áreas de lectura por cada planta, y un espacio abierto en forma de gran salón con muebles de toda clase y colores: sofás, sillas, mecedoras; además de asegurar surtidores de energía y acceso a Internet para quienes la visitan. Aunque pareciera relato, esta biblioteca existe, se llama Kaisa y se encuentra en uno de los países con mayor amor por los libros, Finlandia.

En Finlandia, leer es una de las actividades y pasatiempos favoritos. El libro se ha convertido en el compañero ideal para estos europeos, cuya pasión es escribir a medida que incrementa su índice educativo y el número de autores compatriotas que son leídos más allá de su país. La Biblioteca Central de la Universidad de Helsinki, mejor conocida como Kaisa, es el paraíso para una de las poblaciones con mayor índice de libros por año. Un finlandés promedio lee alrededor de 47 libros al año, mientras que en México la media se estima en tan sólo dos.

Pero, ¿cómo lograron fomentar una población lectora? En primer lugar, este país nórdico cuenta con uno de los sistemas de bibliotecas más fuertes del mundo. Entre aquéllas que pertenecen al sistema escolar, universitario y público, existe una media de 17 bibliotecas por cada 100 mil habitantes. Por el contrario, de acuerdo con datos del INEGI y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en nuestro país sólo existen seis bibliotecas por cada 100 mil habitantes. La escritora finlandesa, Sofi Oksanen, señala que las bibliotecas son uno de los servicios públicos más populares de su país. “Si los niños son criados con los libros es en parte porque las bibliotecas ofrecen muchos y variados títulos, lo cual hace que el fomento de la lectura no sea una cuestión financiera de la familia” señala la autora de Purga, libro que fue premiado como la mejor novela europea en 2010.

Además de la accesibilidad a materiales diversos, Luisa Gutiérrez, responsable de comunicación del Instituto Iberoamericano de Finlandia, advierte la importancia que tiene la familia finlandesa para percibir la lectura como un hábito natural y muy arraigado. “Los padres leen y los niños los observan. Como los niños no aprenden a leer hasta los siete años, la lectura se convierte en una experiencia familiar con un efecto muy positivo en la educación: los pequeños se acostumbran además a hablar con sus padres sobre sus miedos y sueños reflejados en sus libros o de temas que no entienden” apunta.

Por supuesto que ser uno de los países que cuenta con un gran sistema de bibliotecas y un número de lectores amplio, ha tenido sus repercusiones en la educación. Finlandia posee un admirable nivel de educación general, y ocupa los primeros lugares del informe PISA, el estudio mundial a jóvenes de 15 años en 50 países. El reto ahora para este país europeo, ya no sólo es crear jóvenes lectores sino apoyar a la gran cantidad de jóvenes escritores que se han generado, y que poco a poco están conquistando nuevos países y mercados.

Publicado el 13 de octubre de 2014.

 

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top