<br /> &lt;br /&gt;
<br /> &amp;amp;lt;br /&amp;amp;gt;

Sala de prensa

<br /> &lt;br /&gt;

Estrategias: ¿pensamientos o intuiciones?

Estrategias: pensamientos intuiciones

  • De acuerdo con una investigación realizada en Japón, el desarrollo de estrategias podría estar relacionado también con la intuición, y no sólo con la capacidad de pensar.

El ajedrez es un juego milenario cuyos inicios remontan al siglo VI en la India. A lo largo de la historia, distintas culturas lo conocieron y modificaron la manera en que se juega, hasta que en el siglo XV en Europa se desarrolló el juego como se conoce actualmente.

Además de aprender las reglas, el jugador de ajedrez deberá emplear la lógica, la táctica y la estrategia, si desea ganar el partido. Es por esta razón que es un juego muy valioso en el desarrollo cognitivo de los niños.

Keiji Tanaka, neurocientífico del reconocido Instituto de las Ciencias del Cerebro Riken en Japón, estudió lo que ocurre en el cerebro humano al jugar el histórico juego. “Mi objetivo era averiguar cómo la gente determina su estrategia, especialmente en una situación complicada, en la que se necesita una solución rápida”, explica el científico cuya investigación fue publicada en la revista Nature Neuroscience.

Gracias a su trabajo, logró identificar en qué parte del cerebro se toman las decisiones estratégicas de los humanos, a través de un patrón de actividad cerebral característico cuando se lleva a cabo una planeación de este tipo, muy diferente al que se produce cuando se llevan a cabo movimientos concretos.

En su estudio, Tanaka encontró que la estrategia es intuitiva en las personas, ya que al observar pudo notar que las decisiones no se toman de forma pausada, y que sería prácticamente imposible para los jugadores, valorar todas las opciones de acción. Sus movimientos en el juego responden más bien a un juicio, elaborado con gran rapidez, y la toma de decisión oportuna.

El investigador espera poder incorporar sus hallazgos a la educación actual. De acuerdo con el experto japonés, lo antes mencionado podría explicar el por qué, a su criterio, seguimos fracasando al enseñar a pensar a nuestros alumnos: ni siquiera hemos terminado de entender cómo pensamos nosotros.

“En la actualidad, no se ha desarrollado una buena forma o método que les enseñe a los estudiantes a pensar de manera estratégica; pero cómo lograrlo, si a veces ni siquiera los expertos en los diferentes campos científicos, políticos y sociales, pueden explicar cómo es que tomaron ciertas decisiones que resultaron exitosas” explicó.

No obstante, Tanaka señala que el realizar actividades como el ajedrez con cierta frecuencia, pueden motivarnos a tomar mejor decisiones al ampliar la capacidad de observación de los escenarios posibles, así como ejercer una mayor confianza en nuestra intuición y decisiones.

Publicado el 30 de abril de 2015.

 

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top