Sala de prensa

Escuelas imparten "clases de paz" para enseñar a controlar emociones

clases de paz

  • A través de ejercicios como contar las respiraciones, o concentrarse en uno de los cinco sentidos, maestros enseñan a los alumnos a hacer una pausa en el día, para controlar sus emociones cuando los pensamientos y el estrés los vuelven distraídos y errantes.

Linda Ryden trabaja en la Escuela Primaria Lafayette en Northwest Washington, Estados Unidos. Aunque su situación pareciera ordinario, la materia que imparte hace de su escuela un lugar innovador: ella es la maestra de la clase de Paz. 
 
Ryden atiende a los casi 500 alumnos de esta escuela en cursos semanales para garantizar una atención plena, una práctica destinada a mejorar la auto-conciencia y reducir el estrés, al centrarse, sin emitir juicios, en el momento presente.
 
La idea detrás de estos cursos, es proveer a los alumnos de un “botón de reinicio”, a través del cual puedan liberarse por ellos mismos de una avalancha de distracciones, así como mantener alejados los sentimientos de ira y el desfile de miedos y remordimientos que pueden llegar a dominar los pensamientos y descarrilar el comportamiento de los alumnos. Ejercicios como contar las respiraciones, o concentrarse en uno de los cinco sentidos, se convierten en anclas a las que se puede ir y venir, cuando los pensamientos son divagantes y errantes.
 
Lynda Ryden menciona que ella desarrolló el programa Enseñando Paz ,“con el objetivo de crear una cultura de la amabilidad en los alumnos. Cuando funciona, esta práctica se convierte en una especie de recompensa de tiempo libre para todas las edades”, explica.
 
La investigación señala que lugar un estado mental tranquilo y consciente mejora la capacidad de atención, el humor y las conductas de las personas, por lo que este concepto se ha extendido ya hasta alcanzar instituciones al cuidado de la salud, empresas, e incluso el ámbito militar. Ahora, las escuelas están empezando también a incorporarlo para sus niños.
 
Y es que con evaluaciones que buscan obtener altos estándares mundiales desde el inicio de la educación, una tarde que cada vez tiene más actividades programadas, y la presión de hacer más y mejores actividades extracurriculares desde edades muy tempranas, los niños se sienten saturados. La idea de Ryden es que el programa pueda ayudarlos a sobrellevar todas estas demandas.
 
“Existe una gran presión sobre los niños para hacer actividades que puedan incluirse en sus C.V. en un futuro, pero no existe mucho apoyo para que puedan divertirse pasando la tarde en su patio trasero sin hacer nada”, comenta Ryden, “una de las cosas que el programa hace es regalar a los niños un poco de espacio”.
 
Por su parte, Trisha Stotler, maestra de meditación, concuerda con Ryden, “los niños están muy estresados. Estamos enfrentando niveles muy altos de ansiedad y depresión en niños cada vez más y más jóvenes”. Stotler se dedica a guiar un programa de manejo del estrés para padres de familia en Fairfax County, localidad donde existe una tasa alta de suicidio en los adolescentes. 
 
Desde su experiencia, los estudiantes con menores niveles de estrés son mucho mejores en el aprendizaje, “puedes dar la mejor clase del mundo, pero si el estudiante está preocupado, alterado o enojado por algo, esa gran lección va a ser desperdiciada” narra Stotler.
 
Pero, ¿cómo se enseña a un niño a mantener la paz interna? La idea de hacer que los niños se queden quietos, o poner a adolescentes angustiados a meditar puede parecer descabellada, pero en realidad les gusta, y están dispuestos a convertir estas prácticas en formas de calmarse, e incluso llevarse las técnicas a casa con ellos.
 
“Cuando estoy enojado, y me peleo con mi hermano o algún familia, subo a mi cuarto y empiezo a respirar como me enseñaron, y eso me calma lo suficiente para regresar a mi estado normal”, explica Jacopo Cascone, uno de los estudiantes de Ryden.
 
“Los niños están muy en contacto con sus cuerpos, lo cual es el punto de acceso para el programa”, apunta Stotler, quien está ayudando a desarrollar un currículo para niños sobre manejo de emociones.
 
La especialista sugiere que los padres también intenten estas técnicas cuando estén estresados. “Pongan atención a su respiración. Intenten algunas “respiraciones mágicas” con sus hijos, o salgan a una caminata de observación donde todos pueda compartir lo que vieron.
 
La principal idea detrás de una mente sana y completa es que permita crear más y más espacios entre aquello que detona las emociones y la respuesta que tenemos hacia éste, y ese espacio se llama una pausa mental”, finaliza Stotler.

 

Tags: 
portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top