Sala de prensa

El impacto de los salones libres de zapatos

Educar en un mundo cambiante Ediciones SM

  • Investigaciones recientes sugieren que dejar los zapatos fuera de las aulas podría aumentar los niveles de calma en clases.

¿Te imaginas un salón de clases donde estén prohibidos los zapatos? ¿Crees que esta medida podría mejorar el ambiente del aula? Esto es lo que sugieren las investigaciones del proyecto Learnometer (Medidor de aprendizaje), dedicado a examinar el impacto de las condiciones físicas de los salones de clase, incluyendo la temperatura, la luz el sonido y la cantidad de dióxido de carbono.

En el proyecto, los niños de distintos países hablan entre ellos, explica el diario The Guardian. Y una de las cosas que más atrajo a la mayoría fue que algunos niños escandinavos van a clases sin zapatos.

Stephen Heppel, director del proyecto y profesor investigador, ha observado muchas escuelas libres de zapatos y ha visto los efectos en el comportamiento de los niños. Andar descalzos, dice, reduce los niveles de acoso escolar: “Parece que es más difícil ser un bully si no tienes los zapatos puestos. En todas las escuelas libres de zapatos se reporta un estado de calma”

Como parte de la investigación, se le preguntó a un grupo de niños cuál es el lugar de casa en el que más les gusta leer. El 95 por ciento contestó que en un lugar cómodo, como el sofá o la cama, y sin zapatos. Según Heppel, “si los alumnos se encuentran más cómodos en clase, con alfombras limpias y sin zapatos sucios, la lectura podría verse beneficiada”.

Pero no solo los niños deben pasar el día en calcetinas, sino también los profesores. “No puedes tener un aula libre de zapatos a menos de que la regla aplique para todos”, advierte el investigador. Por otro lado, es difícil saber si esta medida se traduce en progreso académico. “Hay muchas otras variables. Pero estos experimentos se hacen es escuelas que están buscando maneras de ser mejores”.

Otras voces son críticas con este tipo de medidas. El maestros de secundaria, Tom Starkey, argumenta que el rendimiento académico y el comportamiento responden a cuestiones más complicadas, como el contexto socio económico, el manejo de la escuela o el método de enseñanza. “Enfocarse en una cosa como los zapatos -lo cual no deja de ser interesante- nos puede distraer de cosas que son más importantes”.

Fuente: The Guardian

Publicado el 14 de septiembre de 2016.

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top