<br /> &lt;br /&gt;

Sala de prensa

Consejos para evitar el estrés de tus alumnos en exámenes

evitar stress

  • El 35% de los universitarios no sabe gestionar el estrés. Respetar las horas de sueño y practicar ejercicios de relajación ayudarán a evitar crisis de ansiedad.

Hay muchos pensamientos que pueden desencadenar la ansiedad antes de un examen. El miedo a quedarse en blanco, el temor a decepcionar a los padres o la simple idea de que todos los estudiantes del aula saben más que uno mismo. 
 
La ansiedad aparece sin avisar, puede generar calambres, dolor de estómago o sudores fríos y bloquear la mente. En el caso de los universitarios, se dispara en época de exámenes.
 
“Los estudiantes que presentan ansiedad pueden conseguir los mismos resultados que los que no, pero su esfuerzo será mucho mayor y les llevará más tiempo”, explica Joaquín Álvarez, profesor del departamento de Psicología de la Educación de la Universidad de Almería, en España, y autor de un estudio que señala que el 35% de los universitarios padece ansiedad durante las pruebas académicas. 
 
La muestra, realizada a más de mil alumnos, indica que las carreras que presentan un mayor índice de alumnos afectados son Ciencias Sociales y Jurídicas, Ciencias de la Salud y las titulaciones técnicas, asimismo señala que los estudiantes de entre 23 y 26 años son los que más la sufren. "A medida que avanza la edad, el sentido de la responsabilidad y la presión social aumentan", asevera.
 
Por ello, les compartimos algunos consejos para que los alumnos permanezcan en calma durante las épocas de examen:
 
1. No alterar el ritmo de sueño: dormir poco y mal desestabiliza el estado físico y mental. Es fundamental no modificar las horas de acostarse y levantarse, seguir el horario habitual de sueño de entre siete y ocho horas al día, y no echarse siestas de más de media hora.  Quedarse parte de la noche tratando de asimilar todos los contenidos que han quedado pendientes no es una buena opción: el cansancio aumenta las posibilidades de sufrir ansiedad y bloqueo mental.
 
2. Planificar el ocio: muchas horas de estudio no equivalen a mejores resultados. Si no aprendemos a descansar y a relajarnos, somos presa fácil de la ansiedad. Para sentirse bien y rendir al máximo es necesario intercalar el trabajo con actividades de ocio que permitan desconectar y descargar tensiones. Respetar nuestras necesidades y equilibrio es clave, planificar nuestro tiempo de ocio nos ayudará a aprovechar mejor las horas de estudio sabiendo de antemano que tenemos una recompensa.
 
3. Controlar los pensamientos: no son los acontecimientos los que generan ansiedad, sino la interpretación que se hace de ellos. Pensamientos negativos como “nunca aprobaré esta asignatura”, “esta carrera es demasiado difícil para mí”, “no valgo para la ingeniería” o “soy un desastre”, entre otros, son los que generan lecturas erróneas de la realidad, que empeoren los síntomas físicos y hacen que el estudiante se paralice. Es muy importante aprender a identificar esos pensamientos (que todos tenemos en mayor o menor medida) y a desmontarlos con una respuesta positiva. El estudiante debe decirse a sí mismo “yo ya he pasado por situaciones parecidas antes y he salido victorioso”. Me he preparado lo suficiente y lo voy a hacer bien.
 
4. Practicar ejercicios de relajación: abordar la ansiedad con técnicas de relajación es aconsejable tanto durante el tiempo de estudio como en el momento previo a la realización del examen. El estudiante debe ser consciente de lo que le pasa. Concentrar la atención en la respiración y hacerla progresivamente más profunda y lenta ayuda a desconectar, calmarse e iniciar el estudio en condiciones óptimas. Al comenzar una prueba, el nerviosismo puede provocar que el estudiante sienta que se ha quedado en blanco, que no le surgen las ideas, pero es una sensación momentánea. A medida que analice el examen, irá organizando todos los conocimientos acumulados y estructurando las respuestas. Para ello, hace falta pararse y respirar profundamente. Hacer un esquema del contenido que se va a desarrollar también ayuda.
 
Fuente: El País.
 
Publicado el 04 de febrero de 2016.

 

Tags: 
portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top