Sala de prensa

¿Cómo hacer que nuestros hijos lean?

nuestros hijos lean

  • Compartimos algunos consejos que le ayudarán a convertir a sus hijos en buenos lectores: 1. Que sus hijos lo vean leer; 2. Leer con ellos; 3. Acompañarlos las librerías a ver libros; y 4. Animarlos a escribir.

Algunos psicólogos señalan que la imitación de un buen modelo es una de las principales formas de aprendizaje humano. Por eso, cuando hablas con una persona que ha leído desde niño, normalmente descubres que su padre, madre, o un abuelo, eran grandes lectores que, con su ejemplo y cariño, le enseñaron a amar los libros. Por el contrario, el niño que no tiene un buen modelo tiene menos probabilidades de ser un entusiasta de la lectura. De la misma manera, el niño que tiene dificultades para entender el lenguaje escrito -porque no tiene buena velocidad lectora, se equivoca al leer, o no entiende lo que lee- tiene menos posibilidades de ser un buen lector.

 

Por eso, le compartimos algunos consejos que le ayudarán a promover la lectura en con sus hijos, y hacer que se conviertan en buenos lectores:

 

1. Que sus hijos lo (o la)  vean leer

El ejemplo es, en educación, el argumento más convincente porque posibilita la imitación, animando al niño o la niña a hacer aquello que hace una persona que tiene prestigio para ellos, como es su padre o madre. Además, si yo no leo, ¿cómo voy a decir a mi hijo que leer es muy divertido?

 

2. Leer con ellos

Cuando el maestro nos dice que a nuestro hijo le cuesta leer y debe “practicar” en casa, no lo hará si lo dejamos solo ante el libro, en su habitación. En estos momentos necesita nuestra ayuda y nuestro apoyo para que ejercite su habilidad lectora durante 10 minutos cada día. Leer con ellos supone, por ejemplo, repartirnos la página, llegando a un pacto: “Yo leo el primer párrafo y tú el segundo, ¿vale?”. Leer con ellos requiere que nuestra actitud sea positiva, nunca crítica con sus errores, porque ellos se deben sentir cómodos y, lo más importante, con ganas de leer al día siguiente otra vez. Si tiene dificultades para descifrar una palabra se le dice entera sin más, sin esperar a que él haga un gran esfuerzo de análisis que lo agote.

 

3. Acompañarlos las librerías a ver libros

Afortunadamente, cada vez hay más libros atractivos para los niños y más librerías especializadas para ellos, o con secciones de literatura infantil y juvenil. Es conveniente llevarlos de vez en cuando a ver libros, aunque no siempre se compren. Tienen, como nosotros, el derecho a no comprar y nosotros la obligación de respetarlo. Pero es muy bueno que miren y desarrollen su curiosidad.

 

4. Animarlos a escribir

Siempre que escribimos, necesariamente leemos. Por eso los niños que tienen dificultades para leer, si escriben a sus amigos en verano, confeccionan notas o hacen rótulos en su habitación, están leyendo y desarrollando su capacidad para leer más deprisa y con menos esfuerzo.

 

Visitar con sus hijos la Feria Internacional del Libro de Guadalajara que inicia mañana  en estos días puede ser una excelente oportunidad para que sus pequeños se enamoren de los libros.

 

Publicado el 28 de noviembre de 2014.

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top