Sala de prensa

Cómo frenar el materialismo en los niños

Cómo evitar el materialismo en los niños Ediciones SM

  • Hablar de dinero, fomentar el ahorro, fijar una mesada de acuerdo a sus necesidades, y otros consejos para no criar pequeños materialistas.

El tema financiero difícilmente se asocia a los más chicos. Sin embargo, es una realidad que el mundo material también afecta a los niños y jóvenes. El escritor y articulista de The New York Times, Ron Lieber, recomienda seis acciones para padres que busquen frenar el materialismo en sus hijos.

Lieber comienza por narrar un experimento al respecto que hicieron dos psicólogos estadounidenses. Tim Kasser y Nathan Dungan reunieron a 71 jóvenes, entre 10 y 17 años, que reportaban altos niveles de materialismo y los sometieron a ejercicios diversos. Por ejemplo, el monitoreo de sus mesadas, o la generación de conversaciones sobre dinero, valores y donaciones.

Después de ocho semanas, esos chicos redujeron sus niveles de materialismo y aumentaron su autoestima. Lo que hizo Dungan, entonces, fue desarrollar seis pasos esenciales para que los padres repliquen el proceso en casa.

1.     Asignar una mesada y un sitio donde ponerla. La cantidad dependerá de cada familia; lo importante es la regularidad y la organización. El dinero puede guardarse en recipientes de vidrio o en una cuenta de banco, pero en cualquier caso dividido en tres categorías: gastos, ahorros y donaciones.

2.     Conversar en familia sobre el dinero. Los gastos de los padres impactan necesariamente a los hijos, de modo que resulta importante hablar sobre la manera en que se toman las decisiones económicas familiares.

3.     Distinguir entre necesidades y deseos. En dichas conversaciones es saludable dejar claro cuáles son los gastos necesarios y explicar por qué se decide gastar, por ejemplo, en ciertas vacaciones.

4.     Llevar un registro de sus movimientos. Para acompañar su proceso financiero, es importante conocer en qué gastan tus hijos, cuáles son las razones que los llevan a gastar, ahorrar o dar, y cómo se sienten después de cada acción.

5.     Buscar un mentor para asuntos financieros. No tiene que ser un experto. Puede ser alguien de la familia que haya logrado un buen balance entre su vida emocional y económica. La gente más modesta en cuestión de ingresos puede tener más qué enseñar sobre qué tipo de gastos y donaciones son más satisfactorios.

6.     Mantener vivas las reflexiones sobre el dinero. Encuentra una manera de continuar con este tipo de charlas a medida que tus hijos crecen. Cuida que no se sienta forzado: puede ser algo tan simple como recordarles tus propias decisiones financieras cuando la oportunidad se presente.

Fuente: The New York Times

Publicado el 16 de febrero de 2016.

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top