<br /> &lt;br /&gt;
<br /> &amp;amp;lt;br /&amp;amp;gt;

Sala de prensa

<br /> &lt;br /&gt;

Cuatro propuestas para calificar a tus alumnos

calificar a tu grupo

  • La asignación de calificaciones se basa en métodos matemáticos que permiten calcular el desempeño de los alumnos tomando como parámetro el rendimiento de la clase en su conjunto.

Recién termina el ciclo escolar, trabajos escolares y exámenes finales han sido realizados y calificados, quizá asignar calificaciones a tus alumnos fue una de las tareas más complicadas, ¿los evalúas individualmente o de acuerdo al nivel del grupo?

Cuando inicies tu preparación para el siguiente ciclo escolar, ten en cuenta estas cuatro propuestas para calificar, todas basadas en sistemas matemáticos.

  1. Asigna a la calificación más alta un valor de 100
    Para este método, debes buscar el mayor puntaje de la clase y conferirle una calificación. Tomando en consideración que la nota perfecta es de 100, resta la nota más alta obtenida por tus alumnos. La diferencia que resulte deberá sumarse a todas las tareas, incluyendo la que obtuvo la nota más alta. Es decir, si la nota más alta fue de 80, el resultado de la resta es 20, puntaje que deberás agregar a todas las notas, de manera que la nota de 80, se convertirá en 100.
  1. Crea una curva plana.
    Esta técnica se encuentra entre los métodos más sencillos utilizados para ponderar notas. Es útil cuando hay una pregunta o problema muy difícil que la mayoría de la clase no supo contestar. Para calificar notas utilizando una curva plana, simplemente se suma el número de puntos de ese apartado en cuestión a la nota de cada estudiante. Este puede ser el número de puntos que valía el problema que no pudo resolver la mayoría de la clase, o puede ser cualquier otro número aleatorio que pienses sea justo.
  1. Establece un límite inferior para otorgar la nota más baja
    Este método mitiga el efecto que tiene algunas pocas calificaciones bajas sobre la nota final del estudiante. Por lo tanto, es particularmente útil en situaciones donde un estudiante reprobó una tarea o ejercicio determinado, pero luego mejoró y en tu opinión no merecen reprobar.
    En este caso, defines el límite más bajo para la nota más baja que haya obtenido. Por ejemplo, supongamos que un estudiante reprobó por completo su primer examen con un puntaje de 0. Sin embargo, después de eso, estudió con mucha disciplina y esfuerzo, y obtuvo notas de 7.0 y 8.0 respectivamente en los exámenes siguientes. Normalmente, tendría una calificación promedio de 5, es decir un puntaje con el que reprueba la materia. Pero si fijamos un 4 para el puntaje reprobado, en lugar de cero, su nuevo promedio es de 6.3.
    Quizá no es una nota maravillosa, pero probablemente es más justo que reprobar a un estudiante que se esforzó.
  1. Utiliza una curva de campana.
    Por lo general, el rango de notas en una tarea específica se distribuye de una forma que se asemeja a una curva de campana, unos pocos estudiantes obtienen notas altas, la mayoría de estudiantes obtienen notas medias y unos pocos estudiantes obtienen notas bajas. ¿Qué sucedería si por ejemplo, en una tarea particularmente difícil, las notas más altas se encuentran en el rango de 80%, las notas medias en el rango de 60% y las notas más bajas en el rango de 40%?
  • En estos casos, primero determina la nota promedio de la clase.
  • Suma las notas de toda la clase, luego divide por el número de estudiantes para hallar la media. Supongamos que, después de realizar lo anterior, obtenemos una nota media de 66
  • Asigna una nota a este rango medio. Siguiendo el ejemplo, le daremos un 7 al promedio de 66
  • Luego, decide por cuántos puntos separar las notas de acuerdo con la curva de campana: los que están superando la media, o por debajo de ella. Generalmente, los intervalos más grandes de puntos significan que la curva de campana es más piadosa con los estudiantes con notas bajas.
  • De esta manera, supongamos que en nuestra curva escogemos separar las notas por 10 puntos. Entonces se sumaría 66 + 10 = 76, los alumnos que obtengan de 76 para arriba podrán tener una calificación de 9. En el otro extremo de la curva, se debe restar 66 - 10 = 56, los alumnos con 56 o menos tendrán un calificación de 5. Y los alumnos que se encuentren entre los 57 y 75 obtendrán una nota de 7.

Si bien es importante medir el nivel académico de tus estudiantes, recuerda que lo más importante es evaluar su aprendizaje y desempeño. Debemos evitar obsesionarlos con un número, y demostrarles que la calificación no lo es todo, sino también la dedicación, disciplina y esfuerzo que impriman en sus materias.

Publicado el 29 de junio de 2015.

 

Tags: 
portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top