Sala de prensa

5 tips para aumentar su productividad como estudiante

No se trata de dedicarle más horas a sus deberes escolares, sino a aprovechar al máximo el tiempo que destina a su aprendizaje

La productividad es la relación que existe entre lo que producimos y el esfuerzo o los recursos que empleamos para producirlo. En términos escolares, lo producido son las evidencias de aprendizaje, señala en un ensayo sobre productividad estudiantil Rubén Hernández Ruiz, Doctor en Educación de la Universidad Veracruzana. Los recursos, dice, se asocian al talento y a las competencias de los estudiantes.

“Las competencias se desarrollan en la recurrencia del talento: a mayor competencia menor esfuerzo para aprender y producir evidencias de que se ha aprendido. Unas competencias llevan a otras, permitiendo aprender y evidenciar el aprendizaje de cualquier contenido”.
 
Como explica Hernández Ruiz, la productividad es una relación. Esto quiere decir que no se trata de estudiar muchas horas al día, sino aprovechar al máximo las horas que le dedicas al estudio. Te dejamos a continuación con algunos consejos que te pueden ayudar a ser más productivo en tu día a día.   
  1. Mantén alejado tu teléfono

¿Has hecho la cuenta de cuántas horas al día pasas mirando tu teléfono? Un estudio elaborado por la Asociación de Internet MX reveló que los mexicanos pasamos un promedio de ocho horas al día conectados a la red, y en un 80% del tiempo, a través del dispositivo móvil.

Las redes sociales como Whatsapp, Facebook o YouTube son grandes medios para comunicarnos y muchas veces nos sirven para aprender cosas, pero también pueden ser los mayores distractores cuando lo que intentamos es ser productivos. Así que apaga las notificaciones, y de ser posible, mantén alejado tu teléfono cuando tengas que concentrarte en un trabajo específico o en el estudio para un examen. 

  1. Ordena tus pendientes por prioridad

Escribir tus tareas pendientes en una hoja de papel, a la vieja usanza, sigue siendo una buena forma de tener claras tus actividades. Una vez que las tienes todas escritas, ordénalas por orden de prioridad. Esto te ayudará a saber cuál es la mejor forma de repartir tus tiempos y esfuerzos a lo largo de un periodo determinado.

  1. Enfócate en las tareas más complicadas a primera hora

Comienza el día resolviendo las tareas más complejas de tu lista de pendientes. Si tienes una materia que te cuesta trabajo, o debes hacer un ensayo sobre un tema del que no tienes mucha idea, lo mejor es que le dediques tus primeras horas de atención. Seguramente habrás notado que conforme se hace tarde, tu cerebro empieza a cansarse y no responde tan efectivamente como en la mañana.

  1. Haz una cosa a la vez

Hacer muchas cosas a la vez es una de las formas más efectivas de reducir el nivel de atención que puedes poner en cada tarea. Si intentas estudiar al mismo tiempo que respondes a tus mensajes de Whatsapp y que arreglas tu cuarto, seguramente el resultado no será muy bueno. Cuando te propongas dedicar tiempo de calidad a la escuela, hazlo en serio, y verás cómo comienzas a ver avances en tus competencias.

  1. Levántate sin posponer la hora de tu despertador

Todos sabemos que es muy tentador posponer la alarma que nos despierta cada mañana para extender nuestro tiempo de sueño y dormir 10 o 20 minutos más. Sin embargo, este es un hábito que no ayuda a nuestra productividad y tampoco al organismo, que suele ser lento para acostumbrarse a los cambios en la rutina. Haz el intento de saltar de la cama en cuanto suene tu despertador, y verás cómo se refleja en una productividad del día.

portada_blog: 

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top