Sala de prensa

“Escribir para niños y jóvenes ha cambiado mi vida”

Andrés Acosta CILELIJ

  • Andrés Acosta nos cuenta su experiencia como escritor de literatura para niños y jóvenes, con motivo de la celebración del III CILELIJ en noviembre próximo.

Desde muy joven, Andrés Acosta (Chilpancingo, 1964) comenzó a escribir cuentos y novelas para adultos además de guiones para cine y televisión. Hasta que un buen día, varios años después, decidió explorar las letras para los más chicos. Publicó Lavadora de culpas (CONACULTA) y gracias a ese libro recibió el Premio Nacional de Cuento FILIJ en el 2005.

Desde entonces no ha dejado de escribir literatura para niños y jóvenes con un amplio reconocimiento. En el 2006 obtuvo una mención honorífica del Premio Gran Angular de Literatura Juvenil de SM por El complejo del faetón. Y en 2009 ganó el primer lugar del mismo galardón por Olfato.

También ha publicado con nuestra editorial la novela juvenil Subterráneos (2012) -que es la continuación de Olfato- y participó como antologador de Si ya está muerto sonría. Relatos mexicanos de crueldad y humor negro (2014).

Andrés compartirá su experiencia en el III Congreso Iberoamericano de Lengua y Literatura Infantil y Juvenil (CILELIJ), que se celebrará el próximo noviembre en la Ciudad de México. El escritor mexicano participará en el coloquio Literatura juvenil contemporánea: temas, lenguajes y discursos. Mientras llega ese día, el guerrerense responde a nuestro cuestionario sobre LIJ.

1. ¿Cómo y cuándo comenzaste a escribir literatura para niños y/o jóvenes?

Yo escribía sólo para adultos desde los años ochenta. Un día, hace como once años, tuve la inquietud de escribir un cuento para niños. Y lo hice: Lavadora de culpas. Enfrentarme a semejante reto cambió mi perspectiva de la literatura. Desde entonces, empecé a escribir cada vez más para niños y jóvenes. Ahora estoy atrapado por esta literatura y no me arrepiento.

2. ¿Qué implica para ti escribir para este público?

Escribir para niños y jóvenes ha cambiado mi vida. Veo la realidad con otros ojos. Con los ojos de los lectores a los que antes no les prestaba atención. Los temas llegan a mí constantemente, en particular los juveniles. Creo que vivo una adolescencia prolongada. Tal vez porque una de las etapas más felices de mi vida fueron la niñez y la adolescencia. Me agrada, de pronto, escuchar música como un adolescente, mirar por la ventana como un niño. Y luego escribo. Me hace feliz escribir para niños y jóvenes.

3. ¿Recuerdas qué libro o libros te inspiraron cuando eras niño o adolescente?

Tengo que confesar que, de niño, era yo un poco viejo, no apreciaba mucho la literatura infantil, y a cambio leía libros para adultos, aunque algunos no los comprendiera. De lo infantil leía, lo que nos dejaban en la escuela. Corazón, diario de un niño de Edmundo de Amicis, me impactó más que otros. Tal vez, cuando era niño, no había libros tan llamativos como en la actualidad. Soy un poco alrevesado, porque ahora, como adulto, leo y aprecio a cabalidad las maravillas de LIJ que se publican en ediciones tan bellas.

4. ¿Estás de acuerdo en que la literatura infantil y juvenil debe ser un “derecho en un mundo cambiante”, como reza el título del III CILELIJ?

Absolutamente. El derecho de niños y jóvenes a leer LIJ es fundamental. Esa libertad que se necesita para que cada quien elija sus lecturas y tenga la oportunidad de conocer obras maravillosas se debe defender a capa y espada. Mis padres me enseñaron esa libertad, cuando, de niño, me llevaban a una librería y me dejaban suelto para que escogiera los libros que yo quisiera, incluso, sin importar si eran para niños o no. Este derecho debería incluirse ya entre los fundamentales para los lectores, para cualquier tipo de lector, porque también hay adultos que leemos mucha LIJ.

5. El CILELIJ tiene tres ejes temáticos: lo testimonial, lo fantástico y lo simbólico. ¿Cuál de los tres consideras que está más presente en tu obra para niños y/o jóvenes?

Espero que los tres ejes temáticos están presentes en mis libros. Esa es la ambición. Me interesa lo que cuento, ya sea realista o fantástico (que simplemente es otro tipo de realidad) y, sobre todo, el cómo se cuenta. Tengo libros de temas realistas y fantásticos, pero la verdadera complejidad radica en los recursos literarios que puedan aparecer en ellos. En este sentido, admiro a María Teresa Andruetto, y coincido con ella cuando habla del peligro latente de una literatura utilitaria y a cambio propone una literatura sin adjetivos. Pienso que la LIJ debiera ser, primero que nada, literatura.

Publicado el 2 de agosto de 2016.

Tags: 
portada_blog: 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Con el propósito de evitar el spam, por favor transcriba los caracteres que aparecen en la imagen:
1 + 0 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe cada mes una selección de la mejor información sobre los temas educativos más relevantes, para tomar las decisiones correctas.

Go to top